Mi corazón trazado en tinta... Las mejores entradas de Presentimientos

martes, 14 de febrero de 2017

💖Tu amor me causa dolor Capítulo 6







        Esa mañana era la primera reunión con mi amigo después de un trágico encuentro con su esposa en el que por sus demenciales celos lo había  seguido hasta la casa que Ricardo había comprado para reunirnos y con una  vieja escopeta  casi nos  mandaba al otro mundo.
         Me había adelantado que me tenía una sorpresa…

    Ya no habíamos ido a nuestro refugio, él decía que no quería recordar los momentos de agonía que había vivido y la verdad yo tampoco, así que nos encontramos en un restaurante.
-Y ¿cuál es la  sorpresa?-me comía la curiosidad
-Tranquila, siéntate.

      Con gran solemnidad  empezó a hablar mientras me tomaba de las manos.

-Mi vida he traído una idea en la cabeza, estuve leyendo un artículo sobre los grupos indígenas, están tan olvidados, quiero ayudarlos, pero no quisiera hacerlo solo…En su  mayoría no van a estudiar porque su condición es tan difícil que no les permite ir a la Escuela, pero nosotros si podemos llevarles la educación. Eres la mejor maestra que conozco y podríamos  invitar a otros profesores a que se unan. He investigado, tengo  la ubicación y el nombre de la Jefa Tribal de uno de los grupos, pero déjame decirte que están enmontados en la Sierra, las condiciones no serán las mejores, pero mi vida, las satisfacciones que tendremos serán invaluables. Por Julián no te preocupes, yo hablo con él, se cómo manejarlo. Lo haríamos en los fines de semana así no descuidas tu trabajo y yo podré seguir atendiendo mis negocios.
-Vaya…
-¿Qué dices?
-Si  fuera yo quien te lo pidiera, ¿Qué me dirías?
-Que siempre contarás conmigo, te diría que sí
-Entonces ya tienes mi respuesta –y en un gesto atrevido acaricie su mejilla…pero ese hombre aún me tenía otras sorpresas
-Cierra tus ojos-Me pidió, mi corazón latía dislocado por la emoción.

El suave roce del terciopelo de una diminuta caja color vino llegó a mis manos.

-Ábrela
-Oh, por Dios…oh por Dios…es hermoso, más que hermoso ¡Bellísimo...!!

-Mi vida-continuaba, mientras  deslizaba el exquisito anillo entre uno de mis dedos, su voz, enronquecida, quizás por la emoción-Con este anillo quiero que sellemos nuestra unión, la cual será para siempre, sin importar el tiempo ni el lugar María del Socorro Duarte, cada día necesito más de ti. Te admiro tanto, me es difícil creer que exista una mujer  como tú, que ame con toda su alma, esa manera en  que lo ves a él, como si fuera el mismo Dios, dispuesta a dar hasta la vida misma por su amor, sin pedir nada a cambio, María…te estoy pidiendo, que respetando la demandante relación que tenemos con nuestros verdugos, seas mi compañera. Para siempre- y entonces, con toda su ternura besó el reluciente anillo que ya engalanaba mi mano…-Con sus manos enmarcando mi rostro, me preguntó…-¿Aceptarías?...

Y por supuesto, le dije “SI”
Entonces él sonriéndome me respondió: "Permaneceremos juntos, a través de la eternidad."

    En esos momentos pensé que entregándome  a ése ideal y a la amistad de Ricardo era la única tabla de salvación en medio del desamor y la traición que lastimaban mi sentir, por un segundo, la nube gris desapareció, las murallas que mi verdugo había erigido alrededor de mi corazón se cimbraron seducidas por sus palabras... Y fue entonces cuando comprendí que  siempre, aún en el día más nublado se filtra un rayo de luz desde donde puedes reír, soñar y esperar un milagro.

💖💖💖💖💖💖

        Apenas era miércoles y ya ansiaba que llegara el fin de semana para irme de viaje a la Sierra con Ricardo, me entusiasmaban mucho todos los preparativos del viaje y el hecho de estar  aprendiendo el dialecto de nuestros indígenas me fascinaba, la lengua tenía un sonido tan dulce, pero algo complicado la traducción pues había palabras de infinidad de significados los cuales podían ser lingüísticos o afectivos, a “Mujer que viene del mar” una de las hijas de la Jefa Tribal le divertían mis errores al pronunciar su dialecto, era un tanto extraño volver a sentirme alumna pero sus risas arrancaban mis carcajadas y ensanchaban mi corazón. Estaba tan absorta haciendo una remembranza de nuestro último viaje que en un descuido al pasar la plancha por el pantalón de mi verdugo lo había quemado.

-¡Si serás estúpida...! –De un jalón me había arrebatado la prenda, sintiéndome torpemente culpable, respondí como si le hablara a un niño

-Lo siento mi amor, estaba distraída

      Un portazo al salir de la recamara fue su respuesta y aunque no hubiera querido sentirme mal algo, algo  se quebró  en mi interior y súbitamente, la imagen sonriente de “Mujer que viene del mar”  desapareció y me entristecí.

    Momentos después el desayuno se había enfriado y  mi verdugo encolerizado arrojaba los cubiertos  sobre la mesa, yéndose a la calle no sin antes decirme:

-Tendré que comer fuera, vaya cosa, como si no tuviera mujer para que me atendiera.

        Yo sabía que mis salidas a la Sierra tarde o temprano le molestarían porque en su reino yo no tenía derecho a la felicidad. Me sentía ahogada en la impotencia y, en un intento por recobrar la calma de mi espíritu evoqué, lo único que tenía,  las palabras que me dijera  Ricardo, después de haber dado las asesorías a nuestros indígenas, mientras tomábamos la carretera de regreso a casa…El cielo hermosamente tapizado de estrellas como  testigo:

 “Si podemos lograr que se superen y hagan una carrera. Todo, todo esto que les  hemos dado, todo cuanto hemos logrado y habremos de lograr, será el resultado de su fuerza, pero también de nuestra unión y nuestros ideales, los cuales son eternos,  al igual que nuestro amor.”


         Así que con esas palabras atesoradas en mi corazón, salí a salvar mi día.

      Al caer  la tarde, mi verdugo me abrazaba susurrándome al oído lo mucho que me amaba. La poca importancia de lo que había ocurrido, lo paciente que siempre era conmigo, pero, al buscar mis labios por primera vez la miel de sus besos me sabía amarga. Y esa noche, las murallas que aprisionaban mi corazón  empezaban a caer, lentamente.


      Mientras Julián suponía haber seducido nuevamente mi alma…en mi empezaban a crecer mis alas.








8 comentarios:

  1. Maria Del Socorro Duarte está vivendo, provavelmente, os seus momentos mais difíceis na sexta parte do relato TU AMOR ME CAUSA DOLOR. Pois parece que é chegado o momento da libertação, o começo de uma nova era. É a hora de tirar os pés de uma situação desconfortável, mas conhecida, e adentrar em novo patamar, uma nova aventura, momento no qual tudo pode acontecer. Agora, para mim, o Ricardo enfim tomou uma decisão de valor. Aguardemos o desenrolar desta incrível e sofrida experiência de vida. Que tudo dê certo na Serra, junto aos índios. Aguardemos os novos desdobramentos. Estou ansioso.

    Beijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olá céu, minhas viagens com os povos indígenas, trazer a educação tem sido uma das mais belas experiências que tive, eles eram como um bálsamo de alegria, fé, força para uma jovem professora que em casa só viveu abuso e desgosto ... era como um "time out" de que o relacionamento com tentando em vão salvar.
      Obrigado por querido
      Obrigado por dar força às minhas cartas com a sua presença quentes, beijos, sempre...!!! :)

      Eliminar
  2. Hola María.

    Y por fin esas alas que citas, significaban tu despertar hacia una nueva esperanza de vida.
    Siempre he pensado que hay un momento que en nuestro cerebro sentimos un "click" y es a partir de ahí cuando ya sabemos que no hay vuelta atrás con algunas personas como tú verdugo en este caso.
    Además las mejores ideas y cambios grandes en nuestra vida surgen en un flash de apenas un minuto aunque luego haya que desarrollarlas.
    Bien por la amistad y bien por la perfecta estructura del relato que nos traes hoy.
    Un gran abrazo María y gracias una vez más por compartir tu interior.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Miguel...Hay momentos que se quedan contigo para siempre en tu corazón...Mis viajes a la sierra son algo que nunca olvidaré,siempre estaré agradecida con Ricardo por haberme invitado a emprender ése ideal,siendo hija de mi padre de inmediato me identifiqué con sus ideales y dimos marcha a una aventura que quienes la vivimos nunca la olvidaremos.
      Conocer las historias de esas chicas me hacía ver que mi desamor era la nada a lo que ellas vivían y si,el cariño de Ricardo me dio la fuerza en mis peores días... Gracias por llegar Miguel y por darle fuerza a mis Presentimientos con la tinta indeleble de tu firma,un cafecito antes de marchar? Anda,que lo sirvo de ya...!!! :DDD
      Besitos y un gran gran abrazo...!!! :)

      Eliminar
  3. Maravillosa entrada llena de sentientos Maria aplausos desde el palco Maravillosa melodia que solo tu sabes componer un fuerte ab razo Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te he dicho que el maravilloso eres TÚ Isidro Cristobal del Olmo...Mi querido amigo,rey en mis Presentimientos,maestro de la vida y principe de la amistad...Todo eso y más...Te quiero y admiro infinitamente,abracitos y miles,miles de muas :))))

      Eliminar
  4. Bien sabes narras con gusto y amenida, amiga. Muy bueno me resulta.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José...Qué alegría recibirte en mis Presentimientos... Me alegra saber que te ha gustado,te mando besitos y un gigantesco abrazo...!!! :)

      Eliminar