Mi corazón trazado en tinta... Las mejores entradas de Presentimientos

viernes, 29 de enero de 2016

💖El canto de la sirena





¿Sabes? Algo que llama mucho mi atención cuando imparto alguna clase o curso sobre los valores es ver la incredulidad que se tiene hacia un futuro promisorio. Cuando digo a las madres de familia, “Hay que preparar a nuestros niños con valores sólidos pues no sabemos si alguno de ellos, tendrá un puesto en el Senado  o llegue a ser Presidente de la República..”
Entonces veo, risas de incredulidad y les pregunto,con el sentimiento de decepción agolpado en mi ser :
"¿Porque lo dudan? Porque no creen en que sus hijos puedan llegar a estar en la Silla Presidencial…”  Entonces, les cuento la historia de alguien que renunció a su trabajo por ejercer sus valores y vivir con la frente en alto. Resguardando la vida propia y la de su familia.
   Humberto, fue contador por  varios años del Palacio Municipal de mi Ciudad, hombre intachable en función de su labor, descubrió un desfalco millonario realizado por su jefe inmediato, cuando se presentó ante él reportándole su investigación su jefe le dijo “mañana hablamos, ve a descansar hombre”.

     Al día siguiente cuando mi amigo se presentó a su trabajo su jefe lo recibió con un portafolio, el cual le abrió,en el interior del maletín estaban varios centenarios, joyas y pacas de dinero en dólares
-Esto es por tu silencio-le dijo su jefe-No digas  nada, ajusta todo, eres muy inteligente, sabrás hacerlo …Y habrá mucho más…
   Entonces mi amigo le respondió
-No, señor, ejercer mi trabajo ya tiene un sueldo.
-¿Tienes familia Humberto?
       Mi amigo, sabiendo todo lo que implicaba esa pregunta  y el haber rechazado el soborno fue que decidió presentar su renuncia. Su jefe, pensando en que sería puesto en evidencia lo boletinó para que no fuera aceptado ni empleado en ninguna oficina del Gobierno.
       Humberto ,como contador,es un eminencia en su área, sin embargo el haber sostenido en pie sus valores le cerró muchas puertas, debido a la falta de trabajo, se dedicó a lavar los autos de las afueras de las oficinas de Gobierno, a quienes en otro tiempo fueran sus compañeros de trabajo y así con toda su humildad siguió su vida.

     Cuando su hijo terminó la preparatoria sin mas  ni mas, decidió no seguir estudiando y  a la pregunta de PORQUE, lleno de decepción respondía PARA QUE ESTUDIAR,PARA TERMINAR DE “LAVA-COCHES” COMO PAPÁ?. Entonces mientras su padre bajaba la cabeza hubo alguien que le contó la historia y su hijo entonces reconoció el gran padre que tenía.

     Humberto abrió un negocio en su casa en el que  le va muy bien. Pudo haber sido diferente, aceptado la corrupción y vender su moral, pero ¿A qué precio?

     En cambio ahora puede ver a su hijo a los ojos y caminar con la frente en alto porque sus valores abrigan su vida.
  La vida, un inmenso mar, nuestra vida un pequeño navío…Así es como la concibo. Con días de mar embravecido  en los que pareciera que nuestro barco se va  a la deriva, otras noches, nos mece suavemente, con  quietud silenciosa, bajo un cielo  tapizado de estrellas y otros días bajo el  candente sol, surcamos  imponentes  de sus mares.

    
 Mas siempre te he dicho que al navegar no estamos exentos de recibir sabotajes al alma o como en el caso de Humberto, ser tentados al oido por el canto de la sirena, la decisión es nuestra. Lo  que puedo decirte es que sólo con fe y convicción podremos seguir este viaje y no habrá oscuridad que no podamos surcar.


    





Este es un caso verdadero y he tenido el permiso de quien lo vivió  para narrarlo



26 comentarios:

  1. Tu vida fue mi vida en algún tiempo
    y soñé con cambiar tu ser glacial
    fui tonada sin eco y a destiempo
    que no endulzó a tu oído artificial.
    ¡Cuanto dolor, quien fue el malito ese?! Jeje, ¡Abrazote!!!

    ResponderEliminar
  2. ajjajaja....Ya te contaré.....Gracias por llegar Leo y fortalecer mis "Presentimientos" con tu firma,gracias también por tu apoyo en mis publicaciones,eres una bendición y una fortuna haberte encontrado,miles de besitos y bendiciones,por siempre,...y...besitos....infinitos...!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias MARÍA por contarnos tus experiencias y tus verdades..ser honesto es un valor que se paga muy caro,,pero creo que no hay dinero que lo compre,,esta muy lindo tu poema ,,creo que ya le hice un vídeo?
    como siempre gracias por ser mi amiga besos...

    ResponderEliminar
  4. Hola Mauro,al contrario,soy yo quien agradadezco por tu amistad,eres extraordinario hombre e increible amigo,...Si tienes razón,la honestidda cuesta pero como bien dices,no tiene precio y aligera el alma,besitos...Eternos...!!!

    ResponderEliminar
  5. yo soy el yo soy-you tuve,solo se que nada se,los valores no se venden,la lealtad no tiene precio,la amistad es un baluarte y tu eres buena con la pluma te felicito saludos a la distancia

    ResponderEliminar
  6. Hola Jorge,que gusto que llegues,como en los viejos tiempos,cómo te va? Un inmenso abrazo,gracias por tus bondadosas palabras,Besitros...!!!

    ResponderEliminar
  7. Los valores que les enseñemos a nuestros hijos, son invaluables. Gran enseñanza de vida. Gracias por compartirnos tus grandes experiencias hermosa.
    Te mando un abrazo bien grande y cariñoso y besos, mi linda y bella amiga.

    ResponderEliminar
  8. Hermosaaaaaaaa...!!! Que gusto tu visita,si amiga,los valores son invaluables,cuando una de mis criticas leyó previo el relato me preguntó ,"Estó pasó? En verdad el hijo le dijo así a su padre?"No podia creer la soberbia con que le hijo se habia referido a su padre,pero sucedió,por fortuna pudo rectificar y darle el respeto merecido a un hombre bueno y honrado,que por salvar sus vidas habia renunciado a su propia vida,Gracias por llegar mi querida Leticia,enorme abrazo y miles de besos ,mis bendiciones hasta allá,TQM :)

    ResponderEliminar
  9. Muy buena la decision de Humberto, no se corrompio y vive tranquilo, esa es la esencia que actualmente le falta a muchos politicos y por eso estamos tan mal.

    ResponderEliminar
  10. Mi querida estela,que gusto que llegues,si mi amigo vive tranquilo,no carece de nada y no hubo necesidad de corromperse,como dices,esa esencia en valores es la que falta en los políticos,la esperanza es sembrar en los niños y los jóvenes valores sólidos,para que llegado el momento actuen con decencia y honradez,besos y abrazos sin distancia mi querida amiga :)

    ResponderEliminar
  11. Hola Marí:
    Leyendo esta reflexión que abre tus presentimientos y continuando con la Humberto, me parece porque la incredulidad de las madres.
    Los valores, la ética, los principios, la honorabilidad no son cualidades que sirvan ni mucho menos definan a los servidores públicos de alto nivel como un senador, diputado o presidente de la República.
    Y lo sucedido a Humberto lo ilustra maravillosamente porque un funcionario menor, lo infiero, le fastidió la vida material que no la integral más allá de cerrarle las oportunidades laborales.

    Por eso la incredulidad, y me imagino tu relato debió el escepticismo de las madres de los chiquillos en cierto sentido, pero que si lo entendieron bien, habrán comprendido que para llegar a esos puestos que hoy por hoy, desde los valores humanitarios, con vocación de servicio y en pro del bien común más bien adolecen, pues no necesitan estudiar ni destacarse sino más bien ser personas con precio y sin escrúpulos.

    Buena Luna.

    ResponderEliminar
  12. Hola Gonzalo,maravillada y emocionada como siempre por tu visita,ciertamente,las madres tienen ese excepticismo por lo mismo que mencionas,por la realdiad que ven en la que los políticos no se distinguen precisamente por sus valores,sino mas bien por la falta de ellos,Gracias mi querido amigo,entiendes perfecto mi sentir,Gracias por respaldar mis "Presentimientos" con tu firma,Besos abrazos y buena luna :)

    ResponderEliminar
  13. Tu amigo Humberto no permitió que su corazón se corrompiera, era un camino fácil, solo tomar el dinero y hacer de la vista gorda, pero esos valores que se los transmite a su hijo tienen mas valor que todo el dinero que hubiera ganada por acallar su conciencia, esa clase de hombres valen su peso en oro, abrazos Mari.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alejandra,si..es una historia que vivi de cerca,que trato siempre de atesorarla para recordarme a mi misma que seguimos siendo más los buenos.Gracias mi querida amiga por llegar y darle brillo a mis "Presentimientos" con tu hermosa sonrisa,besitos e inmenso abrazo...!!! :)

      Eliminar
  14. Estoy con Ale, Humberto no se dejó embaucar, no se dejó sobornar. Quiero pensar que los valores morales prevalen sobre la codicia pero esto me lleva a otra reflexión: Sin un plato que llenar, ¿Qué haríamos ante una situación semejante?
    Buenos amigos tienes Maria, eres afortunada.
    Compartido esta mañana (no tuve tiempo para comentar antes).
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marybel,que gusto tenerte aqui en mis "Presentimientos"..Planteas una pregunta muy interesante...Qué hariamos ante una sirtuación smejante? los sociologos justifican el que el ser humano caiga en esas trampas diciendo "Es la condición humana"...Sin embargo,no podemos seguir con ese discurso....Y por otro lado si,si amiga,soy afortunada de tener amigos y amigas grandiosas como tú mi hermosa española,gracias por llegar,del compartimento ya sabemos los tiempos asi nos traen,no te preocupes por eso,que me leas es mi gusto,besitos e inmenso abrazo...!!! :)

      Eliminar
  15. El problema de la mayoría de personas, es que no creen en sus capacidades porque dan por echo que soñar no tiene sentido...
    Un gran acto de valor y de fe de Humberto, si todos el mundo actuara así el mundo sería diferente

    ResponderEliminar
  16. Si ese es el punto Jonatan que la gente en muchos de los casos no creen es sus capacidades sera porque quizas de niños no se les dijo lo valiosos que son.Somos grandiosos pero necesitamos creernoslo...Muchas gracias mi querido Jonatan por llegar espero que vuelvas te mando besos e inmenso abrazo venciendo las distancias ...!!! :)

    ResponderEliminar
  17. Perder el traje de los sueños es un gran error María, bonita historia, excelente enseñanza. Besos y abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Jordi,qué alegría verte en mis Presentimientos....!!! Y qué bonita manera la tuya de comentar... ¡Gracias por llegar...Besitos y abrazos inmensos....!!!

      Eliminar
  18. Preciosa historia con doble valor por ser hecho real. ¿Cuántos de estos hombre íntegros no hacen falta a nuestros países?
    Somos nosotros con nuestras actitudes y actos los que debemos educar en valores a nuestros hijos. Lo demás serán mentiras y como bien dices: cantos de sirenas.
    Un abrazo compañera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Francisco...Que alegría tu visita...!!! Tienes razón ,nuestro pueblo necesita más hombres de integridad...Gracias por llegar a mis Presentimientos ¡Te mando abrazos y dulce beso..!!!

      Eliminar
  19. Bonita historia, seria un buen ejemplo para mucha gente de mi país, pero les puede la codicia y la soberbia. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manu,tienes razón,Humberto es un ejemplo a seguir....Yo le admiro mucho... ¡Besitos cariño,gracias por llegar...!!!

      Eliminar
  20. La dignidad, los valores, los principios y la moral no tienen precio. Si estos faltan, te conviertes en una marioneta de cualquiera que pueda comprarte. Un Beso Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Paty..!!! Gracias por llegar,muy ciertas tus palabras,los valores y la moral no tienen precioso.. Me da mucha alegría tu visita ¡Besitos hermosaaaaa...!!!

      Eliminar