Mi corazón trazado en tinta... Las mejores entradas de Presentimientos

martes, 28 de febrero de 2017

💖Tu amor me causa dolor Capítulo 8

    


         Despertamos e iniciamos nuestra rutina queriendo salvar el día, pero sin imaginar lo que nos depare el destino, Así que esa mañana mientras me preparaba para el trabajo recibí una llamada telefónica, mi amigo Ricardo había sufrido un accidente, un auto en exceso de velocidad se había colapsado contra él, que a su vez había salido disparado sobre otros autos, varios heridos de gravedad, eternos me parecían los minutos para llegar al hospital.

        Estaba en terapia intensiva, por su estado crítico, después de varias horas, sólo podía pasar un familiar a verlo y su esposa en un acto compasivo  e inexplicable me dejó pasar.

-¿Por qué has tardado tanto?-fueron sus primeras palabras, en sus ojos se veía la tristeza, alegría y ansiedad por verme.
-He venido en cuanto me avisaron.
-No te angusties, todo saldrá bien, no estaré mucho tiempo en esta cama.
-Lo sé y más te vale que así sea Ricardo.
 -Vida...
-¿Si...?
 -Ya no puedo seguir callando… Te amo…ya no permitiré que sigas sufriendo…no te mereces tanta infelicidad… Creí que moriría y tu imagen era lo único que venía a mi mente, sufrí tanto sólo de imaginar que no volvería  a verte…quiero pedirte que te cases conmigo, sé que crees amar a tu verdugo...Pero no es así, corazón… quiero tenerte a mi lado, he comprado una casa…donde viviremos, no me importa nada, hablaré con mi esposa, entendiéndolo o no, voy a pedirle el divorcio. No me dices nada, te he sorprendido.

-No, no es así…

-Pues entonces, acepta vivir conmigo, juro ante Dios  amarte cada instante de mi vida…Nada me importa…sólo tú-Ricardo estaba muy agitado, había hecho una pausa en la que tomándolo de la mano pude empezar a ver con claridad mis sentimientos, por primera vez libre de las murallas y cadenas que me impedían abrigar la grandeza de su amor.

      Mi corazón lloraba lágrimas de emoción, de pronto soñé con  un mundo lleno de felicidad a su lado, si… ¡Si, aceptaría…!!! Claro que sí, nos casaríamos, seriamos muy felices, tendríamos una gran familia llena de amor.

Pero entonces, el cielo llegó.

-Vida, ¿Cómo dejaron  entrar a  estos niños contigo…? -Me preguntó, mientras una puñalada atravesaba mi corazón y enmudecía mi garganta, pues a mi lado, no había nadie.

-¿Qué niños mi amor?

-Los que están aquí, a tu lado-Ricardo estaba en el umbral del cielo que lo estaba llamando…conteniendo inmensas lágrimas de dolor, una descarga que atravesó mi columna llegó a mi pecho oprimiendo mi respiración, apenas pude decir:

-Han venido a conocer… a mi caballero… de la inquebrantable  armadura.

-Mi vida…no sufras, aleja ese pesar de tus hermosos ojos, ya no habrá más dolor corazón, dime que me amas, y dame un beso que tengo sueño…soñaré contigo, con nosotros, juntos…mi María…frágil y fuerte como una margarita-Musitó quedándose lentamente dormido.

       Después de eso, Ricardo permaneció sedado poco más de veinte días, ya no volvió en sí, los aparatos médicos controlaban su vida, su corazón. Cada día y cada noche estuve a las puertas de terapia intensiva, hasta que el cielo llegó por él, por ése amor que me había sostenido, que me había querido, pero que  ya no podía quedarse más conmigo.

      Todo el dolor que suponía haber vivido  no se comparaba a la pena que partía mi ser en pedazos, avisé  a todos quienes lo conocían, mientras su familia hacia lo mismo, mis muchachas indígenas, quienes tanto lo amaban no podían venir, no había quien me ayudara a transportarlas, porque cada quien estaba viviendo su pena.



      En el sepelio, mientras el féretro iba bajando se le ofreció una  despedida con lista de presentes, cuando se mencionó a los indígenas…hubo un silencio, nadie los recordaba, entonces  grité: ¡PRESENTE…!!! Desplomándome de dolor, la imagen de  “Mujer  que viene del Mar” aquella joven indígena, serena, fuerte, de mirada tranquila parecía acercarse a mi lado fundiéndose en mi alma adolorida, sin aliento, desgarrada por el dolor.






lunes, 20 de febrero de 2017

💖Tu amor me causa dolor Capítulo 7

         



        Los viajes a la sierra con  Ricardo, aquello que había empezado como un sueño, un juramento de ideales, se hacía realidad y han sido lo mejor que la vida ha podido darme.

      Recuerdo un viaje en el invierno que fue muy duro, con un frío que calaba hasta los huesos, la calefacción  de la camioneta difícilmente lograba calentarnos, el agua nieve apenas permitía vislumbrar  el camino, miles de kilómetros de sierra y desierto, luego desierto y otra vez campos de sierra, a punto estábamos casi de regresarnos por el mal clima pero Ricardo era difícil de vencer.

-Venimos de muy lejos ¿Qué pasará si están las muchachas y no nos ven? no quiero que eso las desanime y empiecen a faltar…. ¡Hasta la victoria...!-Nos vitoreaba entusiasmado, mientras tomaba mi mano alzándola al vuelo.

-¡Hasta la victoria!!! - Contestábamos en coro mientras brindábamos con  Coca Cola y  jugos de naranjada.

      Efectivamente, tal como lo pensaba Ricardo, al llegar a la Comunidad, bajo el techo de nuestra improvisada Escuela-enramada, con  sus cuadernos como paraguas, resguardandose del agua nieve, estaban nuestras alumnas. Con la esperanza, el deseo de superarse y aprender esparcido en sus grandes ojos mientras nos veían bajar de la camioneta, sus rostros irradiando alegría, creo que nunca antes un maestro había sido tan esperado.

Auka…!!! * -Les dijimos, la primer palabra que  habíamos aprendido de su dialecto.


      
        Casi al finalizar ese invierno en uno de nuestros viajes tuvimos una extraña despedida por “Mujer que viene del Mar”.

     -“Maestra María, maestra  María…Estaba en casa cuando  escuché un golpe en la puerta, fue como si alguien hubiera arrojado una piedra, cuando salí el ave negra estaba posada en el mezquite, eso es muy malo. Luego usted vino a mi mente y he corrido a alcanzarla. Cuídese mucho por favor, sea fuerte, necesitará serlo, la esperaremos, siempre.”

   La dulce muchacha no nos habría dejado partir  hasta escucharme decir:
-Esta bien me cuidaré, seré fuerte y regresaré.

  “Pa iboch kiak mtara… Pa iboch kiak mtara… Pa iboch kiak mtara”*

     Fue la respuesta a mis palabras que “Mujer que viene del Mar”  repetía una y otra vez mientras nos envolvía con  suaves caricias  de incienso alrededor  nuestro y aún lo decía mientras tomábamos la carretera bajo aquel límpido cielo.
Creo que nunca  antes un corazón partido como el mío había sentido tanto amor.

       Sin embargo, en casa, el mal carácter de mi verdugo lejos de aminorar con mi dedicación, con mi amor, con mis detalles, iba en aumento, ahora veía en sus ojos un coraje que me alertaba, su mirada se ensombrecía y eso era algo que me atemorizaba.

      ¿Cómo podía llevarme a su reino de seducción, decirme palabras tan hermosas  al oído y después actuar como si me odiara…?
    Luego llegaron las ausencias…Si, las ausencias de Julián en casa eran cada vez más prolongadas, un perfume distinto al mío en sus camisas y nuevamente las carencias económicas, eran señales inequívocas de que vivía algún amorío.
     Y sorpresivamente eso era algo que ya no me importaba. Ya no añoraba  la ternura del amor, ése que con vehemencia quería encontrar en mi verdugo, veía en mi amigo Ricardo, en mis indígenas, en mis compañeros tan idealistas como yo un amor puro, dulce como el agua del arroyo que se deslizaba entre aquéllos  cerros de verde y púrpura… bello como el resplandor de los atardeceres que  bañaba nuestros rostros mientras recorríamos kilómetros y kilómetros de carretera.





     


Glosario:
-Auka:Hola (Saludo en dialecto PAI PAI)
-Pa iboch kiak mtara:Hasta pronto y que el gran creador quede con usted (Bendición en dialecto PAI PAI )

      

martes, 14 de febrero de 2017

💖Tu amor me causa dolor Capítulo 6







        Esa mañana era la primera reunión con mi amigo después de un trágico encuentro con su esposa en el que por sus demenciales celos lo había  seguido hasta la casa que Ricardo había comprado para reunirnos y con una  vieja escopeta  casi nos  mandaba al otro mundo.
         Me había adelantado que me tenía una sorpresa…

    Ya no habíamos ido a nuestro refugio, él decía que no quería recordar los momentos de agonía que había vivido y la verdad yo tampoco, así que nos encontramos en un restaurante.
-Y ¿cuál es la  sorpresa?-me comía la curiosidad
-Tranquila, siéntate.

      Con gran solemnidad  empezó a hablar mientras me tomaba de las manos.

-Mi vida he traído una idea en la cabeza, estuve leyendo un artículo sobre los grupos indígenas, están tan olvidados, quiero ayudarlos, pero no quisiera hacerlo solo…En su  mayoría no van a estudiar porque su condición es tan difícil que no les permite ir a la Escuela, pero nosotros si podemos llevarles la educación. Eres la mejor maestra que conozco y podríamos  invitar a otros profesores a que se unan. He investigado, tengo  la ubicación y el nombre de la Jefa Tribal de uno de los grupos, pero déjame decirte que están enmontados en la Sierra, las condiciones no serán las mejores, pero mi vida, las satisfacciones que tendremos serán invaluables. Por Julián no te preocupes, yo hablo con él, se cómo manejarlo. Lo haríamos en los fines de semana así no descuidas tu trabajo y yo podré seguir atendiendo mis negocios.
-Vaya…
-¿Qué dices?
-Si  fuera yo quien te lo pidiera, ¿Qué me dirías?
-Que siempre contarás conmigo, te diría que sí
-Entonces ya tienes mi respuesta –y en un gesto atrevido acaricie su mejilla…pero ese hombre aún me tenía otras sorpresas
-Cierra tus ojos-Me pidió, mi corazón latía dislocado por la emoción.

El suave roce del terciopelo de una diminuta caja color vino llegó a mis manos.

-Ábrela
-Oh, por Dios…oh por Dios…es hermoso, más que hermoso ¡Bellísimo...!!

-Mi vida-continuaba, mientras  deslizaba el exquisito anillo entre uno de mis dedos, su voz, enronquecida, quizás por la emoción-Con este anillo quiero que sellemos nuestra unión, la cual será para siempre, sin importar el tiempo ni el lugar María del Socorro Duarte, cada día necesito más de ti. Te admiro tanto, me es difícil creer que exista una mujer  como tú, que ame con toda su alma, esa manera en  que lo ves a él, como si fuera el mismo Dios, dispuesta a dar hasta la vida misma por su amor, sin pedir nada a cambio, María…te estoy pidiendo, que respetando la demandante relación que tenemos con nuestros verdugos, seas mi compañera. Para siempre- y entonces, con toda su ternura besó el reluciente anillo que ya engalanaba mi mano…-Con sus manos enmarcando mi rostro, me preguntó…-¿Aceptarías?...

Y por supuesto, le dije “SI”
Entonces él sonriéndome me respondió: "Permaneceremos juntos, a través de la eternidad."

    En esos momentos pensé que entregándome  a ése ideal y a la amistad de Ricardo era la única tabla de salvación en medio del desamor y la traición que lastimaban mi sentir, por un segundo, la nube gris desapareció, las murallas que mi verdugo había erigido alrededor de mi corazón se cimbraron seducidas por sus palabras... Y fue entonces cuando comprendí que  siempre, aún en el día más nublado se filtra un rayo de luz desde donde puedes reír, soñar y esperar un milagro.

💖💖💖💖💖💖

        Apenas era miércoles y ya ansiaba que llegara el fin de semana para irme de viaje a la Sierra con Ricardo, me entusiasmaban mucho todos los preparativos del viaje y el hecho de estar  aprendiendo el dialecto de nuestros indígenas me fascinaba, la lengua tenía un sonido tan dulce, pero algo complicado la traducción pues había palabras de infinidad de significados los cuales podían ser lingüísticos o afectivos, a “Mujer que viene del mar” una de las hijas de la Jefa Tribal le divertían mis errores al pronunciar su dialecto, era un tanto extraño volver a sentirme alumna pero sus risas arrancaban mis carcajadas y ensanchaban mi corazón. Estaba tan absorta haciendo una remembranza de nuestro último viaje que en un descuido al pasar la plancha por el pantalón de mi verdugo lo había quemado.

-¡Si serás estúpida...! –De un jalón me había arrebatado la prenda, sintiéndome torpemente culpable, respondí como si le hablara a un niño

-Lo siento mi amor, estaba distraída

      Un portazo al salir de la recamara fue su respuesta y aunque no hubiera querido sentirme mal algo, algo  se quebró  en mi interior y súbitamente, la imagen sonriente de “Mujer que viene del mar”  desapareció y me entristecí.

    Momentos después el desayuno se había enfriado y  mi verdugo encolerizado arrojaba los cubiertos  sobre la mesa, yéndose a la calle no sin antes decirme:

-Tendré que comer fuera, vaya cosa, como si no tuviera mujer para que me atendiera.

        Yo sabía que mis salidas a la Sierra tarde o temprano le molestarían porque en su reino yo no tenía derecho a la felicidad. Me sentía ahogada en la impotencia y, en un intento por recobrar la calma de mi espíritu evoqué, lo único que tenía,  las palabras que me dijera  Ricardo, después de haber dado las asesorías a nuestros indígenas, mientras tomábamos la carretera de regreso a casa…El cielo hermosamente tapizado de estrellas como  testigo:

 “Si podemos lograr que se superen y hagan una carrera. Todo, todo esto que les  hemos dado, todo cuanto hemos logrado y habremos de lograr, será el resultado de su fuerza, pero también de nuestra unión y nuestros ideales, los cuales son eternos,  al igual que nuestro amor.”


         Así que con esas palabras atesoradas en mi corazón, salí a salvar mi día.

      Al caer  la tarde, mi verdugo me abrazaba susurrándome al oído lo mucho que me amaba. La poca importancia de lo que había ocurrido, lo paciente que siempre era conmigo, pero, al buscar mis labios por primera vez la miel de sus besos me sabía amarga. Y esa noche, las murallas que aprisionaban mi corazón  empezaban a caer, lentamente.


      Mientras Julián suponía haber seducido nuevamente mi alma…en mi empezaban a crecer mis alas.








jueves, 9 de febrero de 2017

💖Tu amor me causa dolor Capítulo 5




         Para mí el dinero nunca ha sido importante, no lo es ahora y no lo era en aquel tiempo así que todo cuanto  percibía lo entregaba a mi verdugo sin pensarlo. Para Julián era muy importante manejar las finanzas de la casa y si eso lo hacía feliz  era todo lo que yo necesitaba saber…pero había carencias, extrañamente el dinero llegaba pero no alcanzaba.
       Por tanto, un día Julián  decidió que dos salarios no eran suficientes, que había mucho   tiempo libre en las tardes, así que debía además de mi trabajo, emplearme en otro y cuando menos lo esperaba ya estaba acondicionando el frente de la casa en un pequeño  local de comida rápida.
     De modo que en las mañanas en mi trabajo como educadora   y en las tardes complaciendo al verdugo, él por supuesto al pendiente del más mínimo detalle, dando órdenes  como un general, pero se  veía feliz y era lo único que a mí me importaba.

     En las madrugadas, una vez terminadas las labores del negocio debía de preparar la cena, dejar adelantado el desayuno, mientras en la lavadora la ropa se lavaba; organizar el material del trabajo para mis alumnos y a las cinco de la mañana nuevamente de pie…para volver a empezar.

      Las extensas jornadas  no me permitían reunirme con mi amigo Ricardo y eso realmente lo sufría, lo necesitaba tanto. Esporádicamente él se aparecía  pero era muy poco lo que charlábamos el negocio me absorbía en demasía.

      Sin embargo, nada de eso importaba, al llegar al  hogar no había tiempo para sentirme cansada o desdichada, mi verdugo me llevaba a su reino de seducción…atrapando mi corazón, en suaves  sabanas. Diciéndome lo mucho que me amaba.

         Una mañana, llegué a su trabajo para una firmas y papeleo del negocio, el corazón me alertó cuando risas amorosas se escuchaban al interior de su oficina, entré sin tocar, sencillamente abrí…ahí estaba él, despreocupadamente, con el torso desnudo…detrás de él una mujer sonriéndome se acercaba a sus hombros.

-¿Qué quieres? -Fue su respuesta
-Estas… con alguien…
-Sí ¿No es obvio? ¿Qué quieres? ¡Estoy ocupado...!
-¿Cómo me haces esto?
-Estoy  O C U P A D O… ¡Vete!!!

       Salí corriendo, desgarrada el alma, no por  la traición, no por la mujer, sino por el hecho de que me echara de su lado, a mí, a su esposa.
       Con la voz ahogada por el llanto apenas pude hablar por teléfono a Ricardo.

-Llévame de aquí….Ven por mí, por favor….
           Mi amigo llegó como un bólido, furioso, apartándome de su  lado
-¡Ahorita mismo me va a conocer..!!!
-No,no. Por lo que más quieras… Sólo quiero irme…te lo suplico

     Y tragándose su furia, Ricardo volvió hacia mí. Acelerando el auto  nos fuimos del lugar, yo no paraba de llorar y él no paraba de maldecir…Como una autómata me dejaba llevar, una vez más el caballero de la inquebrantable armadura me rescataba. Tomaba de mi mano, Quizás me decía palabras dulces y consoladoras pero yo no lo escuchaba en mi mente, en mis sentidos, sólo veía  a Julián abrazado por su amante y aquellas risas de una pareja feliz…disfrutando del amor

     Una vez que agoté mis lágrimas, casi al punto del desmayo, me percaté que ya no estábamos en el auto sino en nuestro  refugio,  había anochecido.

-¿Qué piensas hacer?   -La pregunta que temía…
-Hablar con él, necesito una explicación…
-¿Una explicación?  ¿No te basta lo que viste?   Está bien, disculpa, se hará lo que tú digas…-Se había retirado de mi lado y me entristecí tanto -¿Por qué no podía quedarme y mandar todo al carajo?  ¿Porque en mi interior deseaba escuchar a mi esposo diciéndome  que me amaba y que lo perdonara?...sentí miedo de perder a mi único y leal compañero, de agotar su paciencia, pero regresó haciendo una pésima actuación mientras me decía:
-Nada mejor en estos momentos que una Coca Cola, tómala corazón,necesitas algo dulce.

Entonces lo dije:

-Mi abuela decía...
-Que por amor se perdona todo-Concluyó mi frase dándome la espalda, no tan rápido como para no ver en sus ojos asomarse una pena.

💖💖💖💖💖

      Al llegar  a casa me di cuenta que mi verdugo al parecer aún continuaba “ocupado” pues la cama estaba intacta y nada en la casa me decía que ya hubiera llegado. Demasiado cansada para seguir pensando me venció el sueño apenas tocar la almohada.

     Fue hasta la madrugada que sentí sus brazos, me despertaba a besos, dulces y ardientes, los mismos con los que me había enamorado la  primera vez, dolida por su traición me levanté de la cama y él me veía con sus verdes ojos, su mirada  ¿triste o preocupada?...ya no la conocía, entonces, besando mis manos, me habló:

-Creo que me has descubierto, cariño
-¿Qué hay otra mujer en tu vida?...

-Claro que no mi amor, tú eres la única a quien amo, no me interrumpas, déjame hablar y después me dirás lo que quieras y yo aceptaré todos tus reclamos y contestaré todas tus preguntas, pero solo déjame decirte algo…Si te digo que me has descubierto es porque ahora ya sabes cuál es mi debilidad, todos los hombres las tenemos, algunos les gusta beber, otros se envician en el juego…mi debilidad cariño, son las mujeres, pero es a ti a quien amo SOLO ATI…cariño, ésa mujer que viste ayer no significa nada, es una aventurera, después de que te fuiste

-No me fui-Le interrumpí llena de sentimiento-me corriste

-Bueno, sí, te dije que te marcharas porque no tenía caso que te pusieras a su nivel, tú tienes clase, eres una profesionista, cómo te habrías visto rebajándote con una cualquiera, pero en cuanto te fuiste, me vestí y la fui a dejar  donde la recogí…Tú llegada me salvó de cometer un gran error…Dios sabe porque te envió y me salvaste mi amor. Créeme, es a ti a quien amo…Mira, hagamos algo, ayúdame a no caer en la tentación, tratemos de estar  más tiempo juntos,  ayer tu amigo Ricardo me habló…es un tipazo… me ha ofrecido un préstamo, es una fuerte cantidad así que podré pagar algunas deudas y podremos mantenernos a flote por un buen tiempo, cerraremos el negocio, es demasiado trabajo para ti, así habrá más tiempo para nosotros, no quiero perderte, nunca. Nunca te dejaré ni permitiré que me dejes porque me amas tanto como yo a ti.


        Quizás la felicidad que veía en Julián  tenía mucho que ver con la nada despreciable ayuda económica que le había ofrecido mi amigo, pero cerrando mis ojos rechacé la idea, deseaba tanto sentir su amor, deseaba tanto que eso sucediera,ansiaba tanto que fuéramos felices…que ignorando sus motivos…quise creer  en sus razones.Y así lo hice.









miércoles, 8 de febrero de 2017

Más de 100.000 visitas


María del Socorro Duarte Hernández

¿Les dice algo éste nombre? pués claro que sí, una excelente mujer, pero no sólo eso, sino que también es una extraordinaria escritora, cantautora y maestra, pero además por lo que podemos ver tod@s en su blog Presentimientos y en su blog de Autores Blogger House, también es una excelente bloguera.

Presentimientos ha paso una gran barrera, la de las 100.000 visitas. Por eso estamos aquí, para celebrarlo y recoger nuestro trozo del pastel, como no, con chocolate, como le gusta a Maria y a la mayoría de personas. Así que no sean tímidos y llenen la boca con las letras y la personalidad, inspiradas por Maria del Socorro y plasmadas en Presentimientos.




Pero vamos a hablar un poco de ella y si puede ser, arrancarle una lágrima de emoción a Maria, una personalidad en la blogosfera, alguien que lo da todo a cambio de nada, y que posiblemente sea la única persona del mundo que merece la amistad de todos, cuando digo de todos es de los 300.000.000.000 millones de personas que pueblan la Tierra, sobre todo la amistad de aquellos que quieran dársela.



Cuando alguien no la conoce lo suficiente, puede pensar de forma incorrecta, porque no todos tenemos la capacidad de saber como es una persona en esas condiciones. Pero cuando uno ha trabajado codo con codo con ella, ha sufrido con ella, y ha llorado de emoción con satisfacciones y desgracias, se da cuenta de que no hay nadie que se le pueda comparar. Maria ha tenido muchos desengaños, pero su fortaleza le permite superar cada uno de ellos y volver a empezar.



Hola Maria, asi.........es como me gusta verte

Contenta y feliz, porque es como mereces estar

Felicidades por tu blog

Un amigo que te quiere

Juan Carlos

martes, 7 de febrero de 2017

💖 Tu amor me causa dolor Capítulo 4




      Aunque yo vivía una relación parecida a la de mi amigo Ricardo, el desamor total, de alguna manera me parecía cómico todo lo que hacía para que su esposa no descubriera nuestra amistad, porque según él no lo comprendería. Por eso o por la escopeta que la mujer guardaba en el clóset, esperando nomas un solo motivo para usarla.

-Tengo la sospecha de que me sigue-me había dicho mi amigo aquella tarde
-¿Qué tendría de malo que sepa de nuestra amistad? Le había preguntado- Entonces con su natural comicidad me había dicho:
-Descubrirá enseguida lo mucho que te amo y nos matará a ambos.

 -Así que  por eso es todo esto- le había dicho al ver el cartel de feliz cumpleaños, los paquetes de globos y los peluches.  
-Si corazón, si llega...Le diré “Mi amor, siempre te quejas de mi falta de romance y de no recordar tu cumpleaños .Estoy preparándote una fiesta sorpresa... ah mira ella es mi amiga María”   En ese momento tu sonreirás dulcemente, no, no tanto y la saludarás de beso sorprendiéndola
O “amansándola” -pensé
-En serio ¿No crees que eso te funcione, verdad?
-Claro-me había dicho con sobrado optimismo- De modo que sobre la mesa de su oficina siempre que llegábamos sacaba el cartel de cumpleaños, los globos, todo preparado por si su celosa esposa llegaba sorpresivamente.

      Pasábamos largas horas platicando, de nuestros respectivos verdugos, del trabajo, de nuestros sueños, nuestras tristezas, de la vida y la muerte…la reencarnación, del más allá…siempre terminábamos con el tema de los grandes amores y de nuestra amistad, la cual era sublime, superior a cualquier amor, que trascendería más allá de la muerte.
         Continuamente me repetía, siempre contarás conmigo, nunca, nunca dudes de que siempre estaré contigo.



     A medida que la mala relación con mi esposo se acentuaba, más requería de la fuerza de la amistad de mi amigo. Nos veíamos casi a diario. Él inventaba exceso de trabajo y …a mi verdugo no le interesaba lo que hiciera en mis horas libres, en tanto la casa estuviera brillante como una taza de porcelana y mi cheque llegara a sus manos, ni siquiera me preguntaba donde pasaba mis tardes…yo… justificaba su indiferencia pensando

ME AMA Y ES POR ESO QUE CONFÍA EN MI.

      Mi fiel y leal amigo estaba al pendiente de todo lo que se relacionara con mi vida, ofreciéndome su apoyo incondicional…
Dios… qué  habría sido de mí sin él.
      
   Esa tarde Ricardo me había dicho al teléfono que me tenía una sorpresa y visiblemente emocionada lo saludé mientras subía a su auto. A medida que nos alejábamos de la ciudad empezaba, como una niña que sale por primera vez a bombardearlo con preguntas.
-¿A dónde vamos? Sabes que no podemos ausentarnos por muchas horas… ¿no estamos ya muy lejos…falta mucho para llegar?
-Ya lo verás -me decía con esa sonrisa que calmaba mis ansias y desvelos.

       Y una hora después llegamos a una casa a las afueras de la ciudad.

-Le faltan algunos arreglos pero anda pasa…-Me animaba lleno de entusiasmo-Será nuestro nuevo lugar, no podemos arriesgarnos a que la loca de mi mujer llegue a la oficina y con su dichosa escopeta nos mandé al cielo…porque ahí estaremos, pero aún no.  Además con los problemas que tienes con tu verdugo, quiero darte un juego de llaves, tómalas, sé que no lo dejarás, no en este momento, pero y si un día te echa a la calle…no podrás ir con tus padres, lo sé. Si eso sucede, quiero que tengas donde estar.
     Tomé las llaves al tiempo que una tibieza envolvía mi alma, sollozando mientras una punzada de dolor me partía el corazón… me abrasé  a él, que enjugaba con sus manos mis  lágrimas, de dolor por el desamor que me consumía y de felicidad…de lo afortunada que era, al contar con su amistad.
-¿Por qué no puede amarme?- Le había preguntado sofocada por el dolor- ¿Qué necesito hacer para que suceda? Pensarás que no tengo dignidad.
-No, corazón, pienso que es tan fácil amarte, nunca dudes de lo que eres y lo que vales. Pero no estamos aquí para hablar de él,solo quiero que sepas que…

NO IMPORTAN LOS PROBLEMAS, NI LO INFELICES QUE PODAMOS SER, LO QUE HALLAMOS SUFRIDO O PERDIDO, AL FINAL DEL DIA, SABEMOS QUE NOS TENEMOS Y ESTOS MOMENTOS LO COMPENSAN TODO, QUE TÚ ME TIENES Y YO…TE TENGO A TI







sábado, 4 de febrero de 2017

💖Presentimientos supera sus primeras 100.000 Visitas



Parece que fue ayer cuando un amigo me dijo:
-Oye María ¿Por qué no abres un blog y compartes ahí tu poesía?
Y me pareció bien…Así inició Presentimientos, compartiendo poesías, poco después pensé en escribir la historia que había inspirado cada poema y así, sin darme cuenta, como cuando empiezas a deshojar una margarita fui deshojando mi vida.
    Presentimientos está por cumplir 4 años, elegí ese título para mi blog porque es el nombre de un tema musical muy significativo en mi vida y porque fue también el nombre del recital más importante y trascendente que realicé como cantautora.

    Este martes pasado Presentimientos superó sus primeras 100.000 Visitas
Y eso es fabuloso si tomas en cuenta que es un blog que sólo se publica una vez a la semana.

      Nada de esto se hubiese logrado sin vuestro apoyo…Tengo entradas que superan los 1.000 compartimentos, una de ellas publicada en el 2013 se mantiene en primer lugar con:

1942 compartidas
892 vistas
y 30 comentarios.

A continuación os dejo el enlace 
 


Por si no la habréis leído podéis hacerlo ahora



             Muchas gracias a todas y a todos los que han contribuido con su gusto y su tiempo a llegar a esta meta, os abrazo desde mi alma y corazón… ¡Besitos, claro, sin condición…!!!

¡Más de 100.000 Visitas…!!!


 Lo dice la gráfica de Blogger Escritorio




Algo muy digno de festejar,es por ello que te comparto el Vídeo Conmemorativo de Presentimientos bajo la producción de mi querido maestro de la vida Isidro Cristobal del Olmo  ¡Celebra conmigo,te gustará...!!!




¡Más de cien mil gracias, sí gracias…Infinitas….!!!