Mi corazón trazado en tinta... Las mejores entradas de Presentimientos

martes, 15 de agosto de 2017

💖Amores y amigas desesperadas - Capítulo Final.



Era noviembre, pasado del medio día.

   Me había citado en un café con Irasema y ahí la esperaba cuando escuché que alguien me llamaba.
- ¿Melinna?  ¿Eres tú?

    Hacia tanto tiempo que nadie me nombraba por mi nombre artístico, que un estremecimiento recorrió mi cuerpo, se trataba de Héctor, era un periodista que había asistido a mis recitales y me había seguido en todas mis presentaciones, me alegró verlo.
-Héctor. ¡Hola…!!!
-Melinna he tratado de localizarte ¿Christian no te dio mi recado?
-No…dime…
     Héctor se había sentado a mi lado rápidamente hablándome emocionado.

-Mira, en estos momentos produzco un programa de espectáculos en los Ángeles California.
-Sí, creo haber escuchado de eso.
-Hay un empresario restaurantero, le he llevado la publicidad de sus negocios y   me ha pedido le recomiende a una cantante, sus restaurantes son de comida típica mexicana pero ahora busca impulsarlos con una pequeña área de espectáculo nocturno, ofrece un contrato de seis meses, pero yo sé que cuando te vea y te escuche será por mucho más, incluso podrías iniciar una gira por sus demás restaurantes. De inmediato pensé en ti. No he querido regresarme sin contactarte…Luego recordé tu amistad con Irasema y ella me dijo que se verían aquí, ah, por cierto, no podrá venir…-Héctor pasaba de una idea a otra como lo hace la gente creativa- ¡No me explico porque has dejado tu carrera eres muy buena…!!

      Mientras escuchaba a Héctor varios pensamientos cruzaban por mi mente, primero, porqué Christian no me había dicho nada… Aunque no era extraño, nunca le dije que deseara retomar mi carrera y otro pensamiento llegó a mi mente con una fuerza inusitada…  “Aún podría continuar mi carrera como cantante”. Entonces sonreí feliz e ilusionada. Ése sueño volvía a estar más presente que nunca.

- ¿Qué me dices? -La voz de Héctor me devolvía al presente y alegremente le respondí:
-Me interesa…Si. Pero ¿Sabes? Necesito comentarlo con Christian, esto me llega de repente.

-Así son las cosas, Melinna. Mira, tengo ya casi una semana aquí y debo regresar, tengo un programa que producir, esta es mi tarjeta, háblame más tarde, a la hora que sea, podrías venir conmigo, invita a Christian si lo deseas, de hecho, empezaríamos la promoción con una entrevista ¡Melinna…será grandioso…!! Me alegra haberte encontrado, espero no te olvides de mí, cuando estés en la cima de la fama.

- ¿Cómo crees? -Le dije y ambos reímos, tomamos un café poniéndonos al día de los conocidos que teníamos en común y más tarde mientras conducía a casa de mis padres, con mi corazón lleno de júbilo pensé en que después de todo, si lograría mi sueño de ser cantante. Me imaginaba con un hermoso traje de charra, cantando y paseándome como una muñeca, cantando a todo pulmón mientras era ovacionada por mi público. 

     Deseaba llegar cuanto antes a casa de mis padres, Christian estaba en el trabajo, también tendría que hablar con él, esperaba su apoyo, él me lo había prometido, que siempre apoyaría mi carrera.

     Un extraño presentimiento oprimió mi pecho al llegar a casa, mi padre era un hombre de hábitos, a esa hora de la tarde siempre estaba bajo el enorme árbol yucateco… me alertó no verlo ahí…entré rápidamente, estaba acostado, su cara amoratada, su mirada triste, a su lado su hija Fanny volteaba a verme, su nerviosismo era evidente.

- ¿Que ha pasado aquí? -Pregunté mientras el coraje y la preocupación invadían mi ser.
-Nada grave hija -contestó mi padre- Sólo una caída. 

Fanny se había incorporado al ver que yo me sentaba al lado de papá.

-Eso no es cierto papá-Entonces enfrenté a su hija, mi madre se había acercado, pero no me sostenía la mirada-Quiero la verdad…Dime madre, ¿Mi padre se cayó? Y… ¿Cómo de una caída está tan golpeado?
Entonces mamá me dijo:
-Si…se ha caído, hija
-Pues no les creo y ahora mismo me llevo a mi padre.

   Papá no opuso resistencia, sus ojos se llenaron de lágrimas y entonces volteé a ver su hija y le dije llena de dolor y de coraje.

-Espero no volver a verte en esta casa, ¡nunca más…!!!  Porque estoy segura que algo tuviste que ver en esto…-Ni mi madre ni ella contestaron y me veían como niñas asustadas. Como si temieran desatar algo más que mi coraje.

   De camino a casa mi padre por fin habló.

-Vino el esposo de Fanny, iba a golpearla y yo lo corrí…
-Y él cobardemente te golpeó, maldito, pero lo pagará padre.
-No... Hija…ya no volverá, además ella lo quiere.
-Y ¿Por eso dejó que te golpeara? ¿Qué clase de hija ciega es…? Lo que más me duele es el silencio de mi madre.
-Yo se lo pedí hija, no te enfades con ella, me preocupaba que te enfrentaras a ese hombre y te hiciera daño.

💖💖💖

      Como te he dicho antes, la casa de Christian era muy amplia así que instalé a mi padre en una habitación, curé con una pomada su rostro, le serví un té y mientras él veía las noticias en el televisor me escapé al estudio.

      La nube gris de la desolación se había convertido en una tormenta de arena, me cegaba la vista y empolvaba el corazón, entonces, estaba mi vida en una balanza.

    Si aceptaba ese contrato y me iba a los Ángeles... ¿Quién vería por mi padre? No, no podía abandonarlo, a él…Un hombre que me había dado todo…Que me había rescatado de la orfandad.

    Recordé haber leído que hay un lugar en nuestra mente para la renuncia a los anhelos perdidos, que si te esfuerzas un poco lo encuentras, pero es un lugar sin llave, una vez guardados, jamás podrás sacarlos…Y yo lo encontré,si, presenté mi renuncia. Sin lágrimas, esta vez, la nube gris como si temiera de mí, desapareció.


       El resto de la tarde empaqueté con toda calma mi material discográfico, lo que quedaba de mis posters, mis publicaciones…Y mi fabuloso vestido dorado. No había dolor, porque el amor a mis padres era superior a cualquier perdida, porque, aunque Dios siempre nos da las alas, somos nosotros quienes decidimos marchar o quedarnos en casa.


Fin.




Epílogo.

         Yo decidí por voluntad y por amor renunciar al sueño de ser cantante porque no tuve el corazón de abandonar a mi padre cuando más me necesitaba y porque ante mí se abría la posibilidad de una vida llena de amor que Christian en ese momento, me ofrecía.

        Fanny, la hija de mi padre nunca lo valoró, hasta el día en que falleció, lloraba a gritos frente a su féretro, pidiéndole que no la abandonara, demasiado tarde para ella, él, ya no la escuchaba.

        Irasema, la poetisa de la muerte, encontró el amor verdadero, formó una hermosa familia y actualmente continúa felizmente casada y felizmente realizada con su Escuela de repostería donde nos deleita con los infinitos sabores de la vida.

        Después de mi recital contacté con Lilí en un par de ocasiones más, pero a la fecha no he sabido nada de ella, los motivos por los cuales no volví a buscarla son demasiado personales para ser contados.



         El haber sido parte del grupo bohemio de Lilí fue como vivir en el paraíso y como todo paraíso el pecado se hacía presente en más de una forma, pero no es para eso que he escrito parte de esta historia, sino para decirte que hay más de mil maneras de sanar un corazón, que, nadie debería de renunciar a sus sueños, más sin embargo todo tiene su momento, todo tiene un porque, que no se debe de dudar cuando se trate de luchar por lo que creemos amar.   
        



Entrada dedicada a mi querida amiga Irasema, por todo lo vivido.





Otra fotito para mis seguidores ;)



lunes, 7 de agosto de 2017

💖Amores y amigas desesperadas - Capítulo 11

      


      Después de mi recital estuve asistiendo a la radio a entrevistas y promoción de mi material.Fueron noches inolvidables,los primeros lugares a donde me presenté a promover mis temas musicales fue a las radio difusoras locales, de la mano de Christian "El baladista del momento" llegué al Club Romántico,un programa que se transmitía todas las noches y ahí conocí el mundo de la radio,un mundo que en la carrera de los cantantes era y sigue siendo el más importante.Todo estaba listo para la producción de mi vídeo promocional así que cuando Oscar,mi productor musical me citó en la casa disquera,yo llegué emocionada,esperaba noticias grandiosas,pero no fue así...



     
     El país atravesaba una de sus peores crisis y la casa disquera al igual que cientos de  empresas estaba en bancarrota, el ave negra del  suicidio se llevó en sus siniestras garras a todos aquéllos que lo habían perdido todo…principalmente su fe.

-Lo siento Melinna…he perdido mis inversiones, todo, tendré que buscar otra forma de ganarme la vida, no podré realizarte ninguna gira de promoción…-Las palabras del productor hacían eco en mi mente, aún después de haberme alejado del lugar.Todos esos meses de preparación,la inversión económica, todo se quedaba en la nada…Mi naciente y prometedora carrera estaba acabada. Necesitaba un gran abrazo de mis padres, me dirigí a casa de ellos, pero aún había más,la vida aún no terminaba de golpearme.

      Fanny, la hija de mi padre, aquélla ingrata  de la que alguna vez te hablé había regresado pidiéndole perdón y ayuda económica. Al bajar del auto, ahí estaban ambos, sentados bajo la sombra del enorme árbol yucateco, rogué a Dios que no descubrieran lo mal que me sentía y como siempre,  me escuchó.
Mi padre estaba feliz.

-Hija mira quien ha venido a verme.
-Si papá.
-Hola María.
-Ven y abrázame hija, estoy feliz-Me acerqué a mi padre rodeándole la espalda con mis brazos y entonces, ese hombre que tanto me amó empezó a llenarme de halagos, como siempre lo hacía, lleno de orgullo.

-Se llevarán muy bien Fanny, mi Socorrito es tan noble , tan inteligente, a los cuatro años ya estaba en primero de parvulito* y a los cinco años ya sabía leer y escribir.
-Papi, no sigas,me apenas.
-Es la verdad-Papá continuaba hablándole a Fanny sobre mi lleno de entusiasmo-No reprobó ningún año de sus estudios, es una gran  maestra y me ha acompañado en los movimientos de la Colonia, la gente la quiere mucho y además es compositora, acaba de grabar sus temas y muy pronto será una cantante famosa.

     No sé si con  buena o mala intención pero Fanny comentó:
-Ahora que los veo así, juntos, ¡Si llevara tu sangre no se te parecería tanto papá…!!

-Ella…-Interrumpí a mi padre, oprimiendo uno de sus brazos que en nuestro idioma significaba “Está bien así, no le digas nada” Y  sosteniendo el temblor de mi voz les dije:
-Creo que iré con mi madre a preparar algo rico para celebrar que estas aquí Fanny.

      Ese día no pude hablar con mis padres.Quizás había sido mejor así,ya encontraría la forma de explicarles. En casa Christian esperaba buenas noticias pero no las había.

-No habrá gira de promoción…-Llorando y a pausas le expliqué la situación.
-Lo haremos por nuestra cuenta- Christian buscaba alentarme de alguna manera, pero hacer una carrera como cantante, sin el respaldo de una casa disquera y con la crisis que atravesaba el país, era… imposible.

      Entonces, sentí llegar una nube gris sobre de mí y le dije:

-Necesito estar sola, unos minutos.
-Está bien mi amor, traeré algo para cenar.

     La casa de Christian era muy amplia, así que una habitación la habíamos destinado para mis cosas, mi música, mis libros…algo así como un estudio. Ahí me dirigí, estaba  lleno por cientos de casetes y posters. Mi fabuloso vestido dorado colgando del perchero. Todo sobre Melinna. Sentí una profunda tristeza, ese mundo del que me había enamorado estaba viniéndose abajo estrepitosamente. Entonces...enloquecí .Empecé a arrojar al suelo mis casetes,rompía los posters, uno tras otro, hasta sentirme cansada,vencida.
     Con un sabor amargo en mis labios, bajo una inmensa nube gris me sentía completamente infeliz e impotente y ahí, postrada en el piso, abatida por el dolor, sintiéndome derrotada, llegó el recuerdo de mi padre, su rostro sonriente, lleno de orgullo, mientras hablaba de mí con su hija,la imagen de mi madre que sin preparación alguna se había enfrentado al mundo por sacarme adelante, entonces me cuestioné:

 ¿Qué es la fama?  No puede ser más valioso que lo que tengo…En ese momento me sentí tan desvalida,si, pero también fuerte, frágil y fuerte como una margarita…y así, la imagen de mis padres ,cual un rayo de luz iluminó la oscuridad de mi alma trayéndome  la calma , con la mayor entereza que pude cerré la puerta del estudio, no era momento de caer ante la derrota, debía de ser fuerte, como la roca.







Glosario:
 *Parvulito era como se le nombraba a la etapa materna o preescolar,a los alumnitos más pequeños les llamaban así,como yo sólo tenía 4 años los maestros decían que yo estaba en la etapa escolar de parvulito


     

     Próximo capítulo el gran final con fotos inéditas.



martes, 1 de agosto de 2017

💖Amores y amigas desesperadas - Capítulo 10

     


     Esperaba o deseaba que mi recital fuera un éxito, pero no que fuera tan grandioso, el salón estaba lleno a reventar y yo me sentía como una princesa recorriendo su castillo en un primoroso  vestido dorado, era maravilloso recorrer el salón con la mirada y ver como los invitados llegaban directo al exhibidor pidiendo la música de Melinna para después ser llevados por las edecanes a ocupar sus lugares para la presentación, la zona V.I.P(gente muy importante) estaba repleta, el público había llegado puntualmente.
       Irasema se encontraba a un costado de la puerta principal observando y supervisando cada detalle,al fin se había liberado de la tormentosa relación del pasado, había encontrado el amor en presencia de un hombre que la hacía feliz, la mantenía tan enamorada que, al menos en ese momento había dejado de invocar a su amiga muerte…Si,el amor te llena de vida.

    Algunas amistades llegaban con presentes que eran puestos en una mesa cercana a la exhibición del material discográfico.

    Y llegó el momento, Christian “El baladista del momento” como invitado especial abrió el recital cantando sus mejores melodías y después...Melinna hizo su aparición. Aún recuerdo esos nervios, ese calor entibiando mi alma. Ha sido una de las noches más bellas de mi vida.PRESENTIMIENTO fue la primer canción que interpreté y de ahí fui cantando de una en una el resto de las melodías…aclamada en las pausas musicales por lluviosos aplausos…hasta que dos horas después, con mis invitados de pie hice una caravana agradeciéndoles su presencia.Agradecí públicamente, las felicitaciones y abrazos abrigaron de alegría mi corazón y cuando creí que había terminado esa mágica noche, Oscar, mi productor musical sorpresivamente me hizo entrega de una placa por mis obras ya que simultáneamente a la realización del  recital mis canciones estaban siendo tocadas en la radio manteniéndose “Presentimiento” y “Candente” entre los primeros lugares de las más pedidas por los  radioescuchas.La prensa me trató maravillosamente, el despegue había comenzado.

     En mis adentros, agradecí a Dios por el éxito soñado, pero jamás imaginado de la obra más importante de mi vida.

    Ya de madrugada, en casa. Mientras Christian descalzaba mis pies y  compensaba  mi cansancio con suaves y ardientes caricias, sin ser invitados  llegaron a mi mente  los recuerdos de mi pasado, el abandono de mi niñez por mi padre biológico, luego el recuerdo de aquella joven ingenua que sólo veía la vida  a través de los ojos de su verdugo…. Aquella joven que ahora me parecía una extraña. La protagonista de una historia lejana. Ésa mujer que se entregaba enamorada, había aprendido que la felicidad al igual que el amor llegaba en más de una forma.





      Esa noche comprobé que la felicidad siempre llega…en la risa de un niño, en el cálido abrazo de mis padres, en la sonrisa de  una amiga que recuperaba su vida, en la realización de un sueño, en el nacimiento de una canción…y claro, también en una candente noche de amor.