Mi corazón trazado en tinta... Las mejores entradas de Presentimientos

martes, 4 de abril de 2017

💖María, hija de Dios - Capítulo 3




      Con una niña en brazos, sola, con el corazón partido por la decepción de su más grande amor  mi madre regresó al rancho de la abuela, pero el volver como “madre soltera” era para su familia una vergüenza y un gravísimo pecado.
            Una etapa muy difícil en mi niñez fue a los cuatro años, edad a la que ingresé a la única Escuelita del rancho de la abuela. Al maestro, un joven recién egresado le faltaba un alumno para completar su grupo y le otorgaran su plaza, supo que en el rancho de Victoria Hernández había una niña y le suplicó a mi madre que me inscribiera, ella aceptó y esa misma noche, mi madre que siempre ha sido muy creativa e inteligente, con un viejo pantalón "Levis" me confeccionó una mochilita para mis libros y así se preparó para llevarme al día siguiente a la  Escuela. Me levantaba a las cinco de la mañana pues duraba una hora en bañarme, cambiarme y cepillaba mis largos cabellos como si en ello le fuera la vida, me jalaba tanto  al trenzarme que he atribuido a eso mis ojos rasgados.
             Luego me daba el desayuno que consistía en un filete, frijoles refritos y un vaso con leche recién ordeñada y de "lonche" para la Escuela unos tacos y un pequeño refresco de Coca Cola, en ese tiempo nadie hablaba de la alimentación balanceada. Mi abuela se dedicaba a la cría de ganado, cerdos, guajolotes, gallinas y todo animalito que tuviera pies, ella lo criaba y en eso consistía el menú.

       Como en todas las rancherías y pueblos pequeños, ya se sabía que mi madre había sido abandonada por su esposo, algo en ese tiempo muy criticado no sólo por los adultos, en la Escuela  yo era víctima de burlas de eso, de mis trenzas, de mi mochila, de que no llevara vestido como el resto de las  niñas sino overoles confeccionados por mi madre.

    Una mañana las niñas más grandes dibujaron al maestro en globos colocándolos en las paredes del salón, me culparon a mí con el maestro y él muy molesto me golpeó con una vara en mis  piernas. Cuando los demás niños vieron como me golpeaba uno de ellos se asustó y habló diciendo la verdad, que habían sido las niñas grandes las causantes de la travesura. Uno de mis pies se hinchó y no podía moverlo .Tras haberle avisado, mi madre  había llegado corriendo, el maestro me veía asustado, en sus ojos rojizos que nunca olvidaré se veía la culpa. Mamá sólo me tomó  en brazos y rápidamente ya estábamos en casa, mientras mi abuela hacía un remedio casero para curarme.

          Al día siguiente el maestro se presentó en el rancho  con un pequeño regalo para mí, en ese tiempo la Máxima Educativa era "Las letras con sangre entran” no existían las disculpas y a mi madre sólo le importaba que yo ya estaba bien.


 ðŸ’–💖💖💖💖💖💖💖💖💖💖
                                                      

       Con la pluma en mi mano pudiera decirte que desde ése día el maestro cambió su trato para conmigo pero esto no es una película americana es mi vida misma, mi corazón trazado en tinta.
      Gracias  a mi asistencia el profesor obtuvo su plaza pero lejos de considerarme por ser la más pequeña del grupo o por el favor que mi madre le hiciera al haberme inscrito era sumamente injusto y duro  conmigo. Tan sólo a la salida, cuando mi madre llegaba a recogerme acariciaba mi cabeza y le decía que yo era una niña muy inteligente mi madre sonreía y yo recuerdo que en esos momentos… yo era muy feliz.

   Así que a los 4 años de edad cursé el primer grado de educación primaria y CON, SIN Y EN CONTRA DE TODO a los 5 años yo ya sabía  a leer y escribir.





12 comentarios:

  1. Épocas no tan antiguas donde las madres solteras eran señaladas por la <> por suerte ya superadas. Inicios duros y difíciles e incluso tristes, lo que ocurre es que a esas edades no nos damos cuenta de los comportamientos de los mayores y con que nos quieran nos es suficiente. Por cierto la dieta balanceada se da también aquí en España pero no solo es cuestión de dieta también es cuestión de actividad, deporte, caminar y no estar tanto tiempo delante de una pantalla. Un beso desde Bilbao.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente querido Manu,la capacidad del perdón y el olvido de un niño es tan grande que basta con sentirse querido para olvidarlo todo,desde un regaño hasta los golpes,claro que nada de ello debe de existir,los niños deben ser intocables,esperemos nuevos días para ellos....Y por otro lado que bueno que llegó la dieta balanceada,claro hacer algo de ejercicio es indispensable y saludable....Te quiero miles mi chico de Bilbao
      Gracias por ESTAR...Te mando abracitos y besitos...Infinitos...!!! :)

      Eliminar
  2. ay ay ay María,esos desayunos mas parecían almuerzos jajaja con muchas vitaminas sobre todo debe de haber sido muy delicioso!! por otra parte desde muy pequeñita conocistes la hipocresía y maldad..pero tambien el amor de tu tía que creo que eso fue lo más hermoso ..besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ajajajaja....Seeee esos desayunos eran almuerzo....Ajajajaja...Y si,el amor de mi madre y de mis tías fue el mejor elixir en mi niñez y lo sigue siendo y siempre lo será....Es la única magia que puede contrarrestar el dolor...Gracias por llegar querida Lili y embellecer mi blog con tu cálida y bella presencia...
      Miles de abracitos y besitos infinitos hermosaaaaaaa....!!! :)

      Eliminar
  3. Esos son desayunos y lo demás son tonterías, pero que bueno!!
    Y los peinados mañaneros, que fuerte! Y que paciencia :-)
    Por otro lado la hipocresía del maestro demuestra la miseria del género humano.
    Como siempre tus relatos apegados a la realidad y sacando lo mejor de tu tinta. Besos María y feliz martes de Presentimientos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii...!!! Esos si eran desayunos :DDD Y ay esos peinados,pero mi madre me traía siempre impecable...
      Yo no guardo ningún rencor a mi maestro,sin embargo,nunca olvido esa mirada suya...
      Gracias por llegar querido Miguel y dejar la fuerza indeleble de tu tinta en estas bellas palabras que siempre me dejas...
      Abracitos y besitos,nunca pocos...Siempre infinitos...!!! :) TQM

      Eliminar
  4. Maravillosa entrada música que llega al alma que solo tu sacas de tu piano Mágico Muchos abracitos y aplausos desde el palco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi querido Isidro...Tu fidelidad a mi blog y a mi persona es inconmensurable....Con todo gusto me inclino ante los aplausos de un maestro de la vida como lo eres tú...
      Te quiero y admiro infinitamente...
      Abracitos y besitos....Infinitos...!!! :)

      Eliminar
  5. Cada día que pasa, y se acerca el incesante e imparable horizonte de toda vida, es mas fácil de aceptar, conociendo que en esa atalaya etérea, podré compartir visiones, con sensibilidades como la tuya. Trasgu

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joaquin...Qué alegría recibirte en mis Presentimientos y que alegría recibir tan bellas y bondadosas palabras hacia mis letras y mi persona...Gracias por llegar,te mando besitos y un gran abrazo...!!! :)

      Eliminar
  6. La escuela de Maria Del Socorro hizo con que yo me acordara de mi. Mi primera escuela, en Viçosa, en el estado de Minas Generales/Brasil, en 1963. Yo estaba con 7 años. El primer día de clase, casi todos los alumnos se pusieron a llorar así que fueron dejados a los cuidados de las profesoras por los padres y madres. Y las varas de bambu, que servían para todo, inclusive para disciplinar las clases, estaban siempre a puestos. Yo aún sentí el golpe de muchas varas de bambu en las piernas, así como a Maria Del Socorro, generalmente porque era muy tímido o no conseguía aprender derecho la matemática. Todo el resto de la descripción es muy parecido con mi historia y mi realidad.

    Beijos e abraços, Maria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si cielo,somos parte de esa generación de la escuela tradicional donde el lema era "Las letras con sangre entran" Y los padres lo permitían pues era "Por nuestro bien"...Quisiera decir que esto ha cambiado,pero aún hay docentes sin tacto pedagógico,sin vocación,que tomaron la carrera por el sueldo que es seguro y siempre hay paga llueva o truene...
      En fin,estamos sembrando conciencia,sin importar cuando sea la cosecha....Gracias por llegar querido Eugenio,por llegar,por comentar,por compartir y sobre todo por tu cariño y fidelidad hacia mis letras y mi persona....Eres totalmente correspondido,te mando,abracitos y besitos IN-FI-NI-TOS ;)

      Eliminar