Mi corazón trazado en tinta... Las mejores entradas de Presentimientos

viernes, 22 de noviembre de 2013

ANSIEDAD

El tiempo siguió su marcha inexorablemente…Las visitas al médico de mi padre eran más espaciadas, seguía  usando la andadera pero al menos estaba un poco más restablecido y el escucharlo regañando a mis hermanos me confirmaba que su salud estaba en franca mejoría J

La nube gris parecía haberse alejado para siempre o quizás había ido a cargar agua para nuevas tormentas, lo cierto es que yo disfrutaba ver a mi viejo, conversando, arreglando desde casa sus causas sociales y eso me llenaba de gozo. Por esas fechas se acercaba el cumpleaños de Christian y se me ocurrió organizarle una fiesta para celebrarlo, invitaría  a Irasema y quizás mi mejor amiga y mi amor harían las pases.

Cuando me vi con Irasema para invitarla comprobé que seguia siendo la misma, pero aun así la amaba. La amo
-No esperes mucho de mí, sabes que no tolero a Christian y todavía no sé porque mi amiga muerte que se lleva a tanta gente no viene por él…Que nos lleve a todos de una buena vez…está bien no me mires así…sabes que bromeo…un poco.

        Y llegó el día de la fiesta.

      La casa estaba deslumbrante, música bullangera, la comida deliciosa e Irasema reía feliz llenando de buen humor a su paso….Tanto Christian como yo cantamos nuestros temas mientras una amiga invitada de Irasema atesoraba cada imagen con una cámara de video.

   Sin embargo aunque Christian me abrazaba y agradecía cada detalle a cada momento yo…. “Presentía” que había algo. Pensé en esos meses en que mi única preocupación era la salud de mi padre y había dejado de lado mis propios deseos… ¿por qué no lo veía tan entusiasmado…? Eso me alertaba y me llenaba de ansiedad…

     Discretamente, apartados un poco del bullicio de la reunión, me sentí tan insegura que no pude más y le pregunté… 

“¿Eres feliz mi amor? “ Y ese hombre que me había hecho volver a creer en el amor, me contestó besándome dulcemente encendiendo ese deseo con el que despertaba en mis labios la promesa de mi alma.

      Fue  uno de esos besos que ahuyentan tus temores y te dicen “todo está bien”. Christian se apartó para conversar con un amigo que le llamaba, pero hubo un momento en que volteó hacia mí y sus ojos se llevaron el brillo castaño de mi mirada. Había mucho más que un cumpleaños  que celebrar en esa noche, pero sería en la tibieza de nuestras sabanas.


ANSIEDAD    (poema musicalizado)

Quiero saber qué piensas
de nuestro gran amor
si acaso me recuerdas
o añoras mi calor.

Quiero saber que sueñas
si ahogas como yo
esta ansiedad que deja
la falta de un amor.

Quiero saber qué piensas
de nuestra situación
si acaso aún quisieras
probar de mi pasión.

Quiero saber qué piensas
de nuestro gran amor
si crees que no merece
la reconciliación.

Quiero saber que sueñas
si ahogas como yo
esta ansiedad que deja
la falta de un amor.

Quiero saber qué piensas…de nuestro gran amor.

Autora: María del socorro Duarte Hernández.










martes, 19 de noviembre de 2013

ROMANCE

        La primera operación de mi padre había debilitado mucho sus fuerzas, de pronto vi como mi gigante mágico que me había rescatado de niña…aquél que todo lo sabía y lo podía estaba  tan indefenso, llamándome como un niño….El bastón donde apoyaba sus pasos había dado lugar a una andadera y me necesitaba más que nunca.
      Diariamente saliendo del trabajo, llegaba a casa de mis padres, a veces aunque no se sintiera mal, sólo porque deseaba que platicáramos  bajo la sombra de ese gran árbol yucateco. Me levantaba muy de mañana para dejar la comida lista porque sabía que del trabajo llegaría a verlo.

      A mi casa llegaba ya tarde y dormía con el teléfono bajo la almohada porque casi a diario era llamada por mi madre a petición de mi padre, pues no aceptaba que nadie mas lo llevara al médico, noches  tranquilas  e intranquilas a la vez, en una sola ocasión Christian apagó el teléfono sin que lo supiera y fue de los pocos días de ese tiempo que dormí profundamente.

   Esa tarde tocaba llevar a mi padre a su cita médica. Esperábamos en la salita cuando llegó un joven cargando con un enorme ramo de flores y una pañalera para su esposa que acababa de dar a luz. Hasta ese momento, al ver su cara enamorada recordé que estaba olvidándome de mí, no me pesaba en absoluto, pero pensé en Christian….Por las distancias de nuestros respectivos empleos, yo siempre llegaba primero…Extrañaba recibirlo en casa con un beso desabrochando su camisa, descalzando sus pies mientras hablábamos alguna trivialidad del trabajo…y terminábamos visitando el paraíso, MI PARAÍSO.
     Echaba de menos nuestros juegos amorosos, invadirlo en la ducha sin previo aviso  … La voz de la enfermera nombrando a mi padre apagó mis deseos y me devolvió al presente. Al voltear a ver a mi padre,con  su rostro cansado, sus manos temblorosas aferrándose a mí al tomar la andadera,  decidí que no era el momento de flaquear, él había llegado a mi vida cuando más lo necesitaba… 

Entonces me juré no abandonarlo nunca y esa promesa iba más allá de mi cansancio o mis deseos, más allá incluso que mi vida misma. Decidí que así fuera y así sería.


ROMANCE

Había olvidado el romance
con sus risas, sus caricias
con cuanto ímpetu nace
entre suspiro y delicias.

Había olvidado sentir
ese  sabor de tu esencia
había olvidado vivir
seduciendo tu presencia.

Había olvidado el romance
los detalles ,las miradas
los besos dulces, la suave
caricia junto a mi almohada.

Pero no olvidaba amarte
mar candente en mi deriva
tan sólo olvidé sentirme
frágil…fuerte…  ¡y margarita…!!!

Autora: María del Socorro Duarte Hernández








viernes, 15 de noviembre de 2013

GRACIAS...CELEBRANDO MIS PRIMERAS 10.000 VISITAS...!!!

      Estos momentos…estos momentos, en que no encuentro las palabras que se acerquen  al inmenso agradecimiento que siento por tu presencia, tus palabras y hasta tu silencio…

     Cuando alguien me sugirió abrir un blog y publicar mis poesías no imaginé que sería una experiencia tan maravillosa, pero sobre todo no imaginé que llegaríamos a conocernos, es increíble cómo te has convertido en alguien tan importante en mi vida…sentir cada martes… cada viernes ese deseo de contactar contigo, mandarte mi corazón pasado en tinta ♥ y recibir ese +1 que  a mí me dice HOLA…MARÍA…ME GUSTÓ…J

¡GRACIAS…!!! Por leer mi poesía, mi esperanzada vida y hasta mis  tormentas vencidas…Y darme… tu preciado tiempo.

¡GRACIAS…!!! Cruzando mis manos sobre el corazón, humildemente, hago una caravana ante ti. Y te doy, lo que ha nacido de mi alma… mi poesía.


FELICIDAD

Felicidad es contemplar la vida
amando de los niños su inocencia,
es sentir que hasta el aire que respiras
te contagia de dicha con su esencia.

Es creer que los juegos del destino
abrillantan momentos pasajeros
y los ríos, las flores, los caminos
son tu causa, la cuna del empeño.

Felicidad es amar divinamente
en silencio y aún después de la traición
es entrega total en un instante
contemplar en tu palma un corazón.

Es sentirte poeta y sembrador
sin buscar, encontrar lo que has sembrado,
es sentir la presencia del señor
cuando te hallas errante y derrotado.

Es tener la ilusión, la valentía
de enfrentar nuevos retos por vencer
la esperanza de ver llegar el día
en que puedan tu sueños florecer.

Felicidad es vivir con la certeza
de que somos del  mundo la gloriosa
esencia, indescifrable, de  la rosa.


Autora:María del Socorro Duarte Hernández
































martes, 12 de noviembre de 2013

Y POR QUÉ NO

      La mejoría de mi padre tras la operación me había dado un respiro. En mi trabajo con Dios educando sus ángeles me iba muy bien. Si, ya se, seguramente te preguntarás…

Y bueno, por fin mi amiga María, sería “feliz por siempre” con Christian como en esos finales de los cuentos que seguramente les lee a sus ángeles….

     Darte una repuesta a eso  sería adelantar algunos capítulos de mis “Presentimientos” J Y todavía no quiero dejarte, esta  conexión que hemos logrado es  tan bella que  quisiera que nunca terminara.♥

      Lo que sí puedo decirte es que  en mi relación con Christian había muchas aristas que sortear, sus padres me adoraban pero sus hermanos no me aceptaban…Christian provenía de una familia sumamente conservadora, veían con desprecio mis orígenes siendo hija de madre soltera, que se había casado por segunda vez, ponían en tela de juicio mi divorcio y encima contaba con mi pasado como   cantante, eso lo detestaban más aún. Ellos no creían en que hay aves de blanco plumaje que vuelan sobre el pantano sin mancharse sus alas. O quizás simplemente no les simpatizaba.

      En cambio sus padres, ése par de adorables viejecitos si conocían mi corazón, su nobleza les permitía ver en mí a la mujer ideal para su hijo, pero aun así, fueron tiempos difíciles.

      La primera velada de año nuevo que pasé con la familia de Christian, fue inolvidable, pero no por lo que piensas, sino por el dolor que me causó. Después de sonar las doce campanadas  todos se abrazaban entre sí, pasándome de lado, como si tuviera la peste. El mensaje era CLARO Y DIRECTO, no me querían, no era digna de ser parte de la familia. Y aunque yo sonreía cruzada de brazos, esperando poder llegar a felicitar a mis viejitos, muy dentro de mi ser, mi alma lloraba lágrimas… amargas lágrimas  de desconsuelo ante un desprecio que  sentía no merecer.

       Nunca asistían a nuestras  reuniones y por supuesto nunca nos invitaban a las de ellos.

      Un día acepté mi derrota, reconocí  que nunca me verían como parte de la familia, así que decidí que no tenía derecho a privar a Christian de los suyos. Le pedí que los perdonara, que asistiera a las reuniones sin mí, no quería que en un futuro me reprochara haber perdido a su familia por mí,  me bastaba saber que me amaba. Había renunciado a tantas cosas en el pasado que tal vez el  no ser aceptada por una conservadora familia, dejaba de importarme.

       Quiero llamarlo destino, pero cada que Christian decidía que debíamos casarnos algo sucedía que retrasaba todo, formalmente, me lo pidió en una noche en que a solas.me extendía su mano al tiempo que  escuchábamos  una canción que me dedicó…Él me decía que lo único que le importaba era nuestro amor…”Luchan por separarnos pero es inútil…nuestro amor es tan grande…como hay otro igual…”

     Bailábamos abrazados, mientras su mirada se llevaba el brillo castaño de mis ojos.

Y PORQUÉ NO  (Poema musicalizado)

Y porque no
hay tanto que cambiar
en esta humanidad…
la ambición por  la paz
olvido por perdón…

El amor es amor
bendecido por Dios

Y por qué no
nos podemos amar
sin llegar a un altar.

Porque la sociedad
nos tiene que juzgar
el amor es amor
bendecido por Dios

Y por qué no
fecundar esta unión
que estremece mi ser
Si tengo un corazón
¡Y me place querer…!!!

El amor es amor
Bendecido por Dios.

Y por qué no
el mundo no es mejor
si dejo de reír
si les doy mi dolor
no seré más feliz.

El amor es amor…
bendecido por Dios.

Dime…por qué no

Autora: María del Socorro Duarte Hernández




viernes, 8 de noviembre de 2013

MÁS

    Dicen que el tiempo todo lo cura. Pero hay que estar preparado para eso…necesitamos aceptar que siempre, siempre, hay una razón para todo, aún ante el dolor…o la pérdida, así que al tiempo fui aceptando ver mi estudio vacío, sin todo aquello que en el pasado había envuelto mi vida en una nube dorada, no te creas que es sencillo, hay momentos en que contemplo la portada de mi material musical, me imagino con mi hermoso vestido dorado y aún siento cierta nostalgia…Me habría gustado conservarlo…Pero, ya no hay nada por hacer, aunque a veces te dicen que son sólo cosas materiales y lo se… pero aun así, para mi hay objetos que tienen un valor sentimental incalculable….si me explico?
   
      Guarde en el álbum familiar algunas fotos y recortes de mis publicaciones y entrevistas, las que en ocasiones veo mas  no con tristeza, me reconozco como victoriosa pues de alguna manera grabé mi material…viví veladas maravillosas en el grupo de Lilí, no emprendí el vuelo como muchos cantantes lo hacen, para llegar a la cúspide de la fama, pero grabé mis poemas…   ¡Lo hice…!!! Y decidí quedarme con eso.

      Mi padre se recuperaba lentamente de su operación, algo desesperado por que no podía atender sus movimientos sociales…Esto lo había hecho más dependiente de mi…A la vez Discutía con frecuencia con mi hermano menor pues su carácter había endurecido, por la convalecencia o quizás la impotencia de no poder realizar sus actividades como antes lo hacía.

       Una tarde llegó a casa. Lo había llevado un vecino…Se estaba volviendo común que al discutir en casa con mi madre o hermanos se viniera a conmigo.

       Aunque días después se regresara pues amaba mucho a mi madre, demasiado y no sabía estar sin ella.

         Ya instalado en la casa, me dijo que había tomado la decisión de ir al día siguiente al registro agrario a poner todas sus propiedades a mi nombre, como única heredera, pues  según él, mis hermanos eran unos ingratos que en cuanto él faltara convencerían a mi madre de vender y malbaratar el patrimonio de la familia que tanto trabajo le había costado construir…Y que mi madre quedaría desamparada…Su decisión me dejó atónita y a los minutos le respondí:

-No papá….No puedo aceptar eso,no podría hacerle eso  a mi madre no, papito, imagina cómo se sentiría ella…Aunque fuese por bien…Te agradezco en el alma que pienses en mí, pero no puedo aceptarlo…No te aflijas, lo que sí puedo hacer es prometerte estar al lado de mi madre y apoyarla siempre…nunca la dejaré sola papá…Y también velaré por mis hermanos…de manera inesperada, con su voz entrecortada me dijo unas palabras que nunca olvidaré

    Hija…eres tan noble…quiero que sepas que de ésta vida me voy feliz de haber sido tu padre…que has sido la mejor hija que pude tener, que pase lo que pase  te sientas tranquila y seas feliz, porque has llenado de dicha mi vida.

      Quizás mi vida sería más sencilla si no fuera tan sentimental y soñadora…si, más sencilla, pero muy  aburrida JPero no es así.

         Hay momentos duros, cuando me siento vencida por las adversidades, cuando he tenido un mal día, cuando los muros que debo derrumbar a mi paso para avanzar parecen de  acero... Y he deseado claudicar…entonces  recuerdo que hubo alguien, un hombre extraordinario, que sin haberme dado la vida, siempre creyó en mí. 

                             
MÁS

Soy algo más
que una simple mujer
empeñada en amar…
liberando el querer
de un verdugo  glacial.

Soy pasión y poesía
para toda la vida.

Soy algo más
que una flor a la orilla
de un arroyo olvidado
soy una campesina
¡con un sueño dorado!!!

Soy pasión y poesía
para toda la vida.

Soy algo más
que una estrella de mar
en la playa sin par…
mi padre un pescador
me envolvió en su abrigo,
allanando el camino
con permiso de Dios.

Solo su ser,
lograría hacer crecer
semillitas de anís…
y a una niña feliz
la llevaría también
por el bello sendero
del amor y la fe.

Soy pasión y poesía…
para toda la vida.

Autora: María del Socorro Duarte Hernández






martes, 5 de noviembre de 2013

ANHELOS

Noviembre…a veces pienso que Noviembre no me quiere…porque momentos no muy gratos han sucedido en este mes…en diferentes etapas de mi vida, pero en Noviembre…Sin embargo, por otro lado, es el mes en el que nací… el mes que más me gusta, porque llega mi amado invierno y me anuncia que está cerca la Navidad, así que son más las razones positivas para esperar Noviembre que las negativas y es que finalmente, esa es la vida…lágrimas y risas, blanco y negro…dulce y amargo…La vida, como dice una amiga, es difícil pero hay que hacerla fácil…Ajá, pero no siempre es tan sencillo.

     Era noviembre, pensaba en que debido a que muchos en casa siempre me pedían que cantara mis canciones, sería un buen detalle regalarles algunas canastillas con mi música, alguna botella de buen vino…mi poster dedicado y enmarcado y también había decidido rifar entre mi hermana y familiares mi juego de aretes, collar y reloj de oro pues, no quería que me recordara mis anhelos perdidos y que ese lugar sin llave donde los había guardado se abriera por si solo…Además, a mi hermana siempre le había fascinado y con suerte podría quedarse con él. Por otro lado, algunas niñas de la familia decían querer ser cantantes y así que decidí regalarles mi material musical y quien sabe, quizás alguna de ellas, lograra su sueño.

      Todo perfecto, hasta que abría la puerta del estudio y me quedé atónita…Estaba vacío, inmediatamente le grité a Christian:
-¡Nos han robado…!!! Se han llevado toda mi producción…y mi juego de aretes que tenía en la mesita, mi bolsa dorada. Mi vestido dorado… ¿Cómo?

    Cristian se llevaba la mano a sus cabellos al decirme:

-No mi amor, no fue así
-entonces que pasó, dime que guardaste todo por favor
-No mi amor…Yo…estaba todo en cajas…debí confundirme…creí que era basura…Estaban en bolsas de basura…

-¿Queeeee?  No puede ser posible, ¿por qué dejaría yo basura en el estudio?
-Cálmate mi amor, todo tiene arreglo, podremos encontrar un vestido igual. Quizás Oscar tenga el master y pueda darte algunas copias de tu material. No sé. Haremos algo

-¿Qué? ¿Qué harás? Ir y sumergirte en el cerro de basura y sacar mis cosas ahorita de quien sabe dónde estarán…Dios….-Entonces, al verlo, supe que algo me ocultaba-háblame con la verdad

-Está bien, lo que te digo es cierto…estaba todo apilado en cajas…Pero si, del juego de aretes si soy responsable
-Dime porque ¡Dime…!!!
-Lo regalé…discúlpame…pensé que ya no lo usarías más…Dijiste que no quería saber más de nada de todo esto de la cantada….fue para una reunión y lo doné...

-Sí, te dije que renunciaría y Dios sabe que no me pesa hacerlo…pero necesito al menos de mis recuerdos-Mi voz se quebraba por el sentimiento, me sentía incomprendida, privada de mis anhelos y deseos…

Y aunque no culpé a Christian del todo…Corrí a mi cuarto a llorar al vacío que había robado mis sueños.

      Sin embargo…Soy Dura de Matar J a  la mañana siguiente pensé en que no, no me dejaría vencer por Noviembre, recordé que en casa de mi madre habían quedado algunas cajas de mi producción, me fui a comprar canastillas de mimbre rojo, papel celofán y armé hermosas canastas navideñas con mis temas, imprimí algunos poemas y los enmarqué…Noviembre no me vencería y esa Navidad regalé a mi familia parte de mis recuerdos, ésos que se quedan en el corazón…y que ahorita en este momento brillan por tu luz…la luz de tu presencia en mi vida.

       Y las niñas de la familia disfrutaron escuchando la música de su tía, Melinna, la artista. Porque había que alimentar nuevos anhelos.




ANHELOS
Quiero un amor imperecedero
pero no tan fugaz y lejano como el primero
más bien eterno.

Yo quiero un amor sincero ¡lo anhelo! 
pero que no me agobie con delirantes celos
y quiera borrar de mi alma sentimientos viejos.
Un amor profundo como el que sintió Antonio
con la pasión escondida de Sor Juana
la sensibilidad filosófica de Nervo
y la inocencia a los seis años de mi hermana.

Un amor luminoso, tan candente su fuego,
que no me diga “Te quiero”
pero que su nobleza ilumine mi cielo.
Así lo quiero.

Autora: María del Socorro Duarte Hernández.









viernes, 1 de noviembre de 2013

Y VOLVIÓ

    Sé que te he hablado mucho de mi padre…No puedo evitarlo…es amor, agradecimiento, una enorme gratitud…hasta el último día de mi vida agradeceré su apoyo y  ese amor tan grande que le tuvo a mi madre y a mí.

   Como sabes fue un luchador social, que daba su vida y alimento por los demás…En aquél tiempo, se dio una enfermedad que los médicos le llamaron fuga de cerebros, las personas caían y en ese instante se vertían en una hemorragia falleciendo instantáneamente, pero Dios fue bueno con nosotros y mi padre, cayó desmayado, se le vino la hemorragia pero milagrosamente , aunque estuvo debatiéndose entre la vida y la muerte pudo salvarse…Ante el asombro de los médicos pues quienes habían padecido esa enfermedad no habían vivido para contarlo. Fue su primera cirugía, la primera de varias más que vendrían y yo no imaginaba.

     Como siempre fue y ha sido me tocó hacerme cargo de todo. Desde su internación, su convalecencia…pero lo hacía con gusto, feliz de que Dios me hubiera concedido traérmelo de regreso a casa, a Christian  siempre le habían incomodado los hospitales así que por lo regular andaba sola, pero me sentía fortalecida por su amor y trataba como siempre he hecho, de aceptar a las personas tal como son.
      Saber que me amaba era suficiente para abrirme paso ante las adversidades y derrumbar los muros que tuvieran  que derrumbarse.

     Sin embargo, el destino me tenía preparada más sorpresas…Mi padre biológico, aquél que me abandonara antes de nacer, había llegado al rancho de la abuela buscando a la hija abandonada.   Cuando recibí el mensaje de que quería conocerme mi primer respuesta fue NO ME INTERESA…pero…luego cambié de opinión quería verlo a la cara y que me dijera ¿Porque?  ¿Porque nos había abandonado? Y finalmente ¿Por qué volvía? No lo necesitábamos…cuando era una bebé y mi madre tenía que luchar por un lata de leche, era cuando lo habíamos necesitado, AHORA ERA MUY TARDE.

     Mi madre no sabía que el ingrato había vuelto, así que yo deseaba saber cuál sería su reacción, ésa noche le pregunté:

“Madre, si ese hombre volviera algún día, sí vuelve… ¿qué le dirías?”

     Mi madre me respondió con esa frase acuñada por las mujeres en mi familia cuando nos negamos a comprender las razones de nuestro corazón, me contestó NO LO SE, mientras un par de lágrimas rodaban por sus mejillas…La abracé arrepentida y le conté de su regreso…ella me dijo que lo viera, que lo perdonara como ella ya lo había hecho.

     No fue un gran encuentro. No era ese gigante cruel y despiadado que había imaginado  cuando niña. Era un hombre común y corriente, ya entrado en años, económicamente le había ido muy bien, nos saludamos de manera parca y cuando él ya no pudo resistir me dijo ¿PORQUE ERES TAN DISTANTE Y FRÍA CONMIGO?, Entonces le contesté “Creo que lo heredé de mi padre muerto“   Pero al instante de haberlo dicho me arrepentí, muy tarde para evitar ver sus ojos humedecidos por el llanto. Entonces agregué…

-Lo siento, ¿Sabes? Es solo que no puedes pedirme efusividad…eres un completo extraño para mi
-Está bien, hija  ¿Puedo llamarte hija? Yo…este…como está tu madre
-Muy bien, encontró  el mejor padre que pude desear. Nos rescató del abandono…Me ha dado mi carrera…Estamos bien.

No necesité preguntarle nada él solo empezó a hablar

-Tu madre es la única mujer a la que he amado…Cuando me fui a EEUU no sabía que estaba embarazada…allá tuve un accidente que me tuvo  en cama por varios meses… alguien me escribió diciéndome que ella estaba embarazada…yo dudé…me volví loco de celos, pensando que me había engañado…ahora se, al verte, que no fue así.

-Pues bien por ti, que ya reconoces que soy tu hija o quizás necesites una examen médico para comprobarlo.
-No hija perdóname…Aunque sé que no tengo perdón
-Está bien, mira, mi madre me ha enseñado a dar el perdón…pero no me pidas más…me debo  a mi padre. Recién acaba de restablecerse de una operación, pero gracias a Dios se salvó.
-Lo quieres mucho
-Si
    El dolor en sus ojos me dolió pero el amor por el hombre que tenía convaleciendo en casa sanó mi alma y pude tocar su mano y decirle:

-En mi corazón no hay rencor y siempre que me necesites estaré contigo.

Entonces, él agachó su cabeza y al mirarme de nuevo me dijo

-Tu padre ha hecho un gran trabajo contigo.


     Esa fue la única vez en mi vida que conocí y vi a mi padre biológico. Nunca lo procuré no por rencor sino por respeto a mi padre, el que no me engendró pero a quien le debo todo.

    Aquél día, al caer la noche, por un momento me sentí mi madre…y pensé que le diría  a ese hombre que tanto había amado…aquél que me había abandonado a mi suerte, si después de tantos años volviera…Y así nació este poema


 SI VUELVES

Si vuelves te diré
que muchas noches de sábanas heladas
esperé inútilmente tu llegada
 y mientras la ansiedad crecía en mi
tú viajabas, ajeno a mí sufrir.

Que muchas noches de insomnio demacraron
mi rostro alguna vez fresco y hermoso,
los mayos, los diciembres escaparon
huyó la dicha, el ensueño y el reposo.

Si vuelves, te diré
con la fuerza que el cielo me conceda
que no te amo, que te odio y otro espera
noche a noche mis besos y mi entrega.

Ya no permitiré que me destruyas
jurándome falsas promesas,
para marchar de nuevo a las andadas,
como a la playa el mar besa y se aleja
sin tocar tierra firme, sin estancar su oleada.

Autora: María del Socorro Duarte Hernández