Mi corazón trazado en tinta... Las mejores entradas de Presentimientos

domingo, 5 de mayo de 2013

💖Hubo noches


       ¿Sabes?  Mi verdugo además de atractivo era indudablemente muy astuto. Lo amaba tanto que creía ciegamente en él y si  me decía que el sol era verde, créeme el sol era verde. Así que convencida de mí ineptitud para administrar era él quien se encargaba de las finanzas de la casa. Mi cheque sólo llegaba a mis manos para endosarlo y se iba directamente a su cuenta bancaria…Trabajaba arduamente  pero mis ojos no veían un centavo. Me vestía y calzaba con la mesada que mi padre desde siempre  hacía llegar religiosamente a mi cuenta. Quería, con todas mis fuerzas creer que nuestro amor era verdadero. Mi abuela en mi adolescencia, cuando me hablaba de mi abuelo, de ese gran amor que había existido  entre ellos sin querer me había llenado de la idea del único y verdadero amor, de que si existía y algún día yo también lo tendría.  Que por amor debía darse la vida misma, y, que el amor verdadero… todo lo perdonaba.
            Me entregaba con ilusión a mi trabajo porque era el único lugar donde me sentía querida, los niños con sus besos de medio día, con sus alegrías llenaban mis mañanas, pero al llegar a casa una enorme nube gris cubría mi vida, aunque  me esmerara en desaparecerla. La gran comunicación que tenía con mi madre, aquél vinculo casi desaparecía, yo rehuía su plática, tenía miedo a que mi farsa, ése mundo de felicidad que  había creado al exterior al empezar a hablar con ella  se me viniera abajo.
         Llegué a pensar
     ESTO ME TOCÓ VIVIR Y DEBO ACEPTAR MI DESTINO
          Cuando llegaba a ver una luz de esperanza, ése  deseo de escapar, de hablar, de gritar, desaparecía cuando mi verdugo me llevaba a su reino, ése mundo en el que con su voz de terciopelo me decía que a pesar de mis torpezas e ineptitudes, de ser un fracaso como mujer, él me amaba… y  yo así lo creía…

HUBO NOCHES 

Hubo noches bellas
que la seducción
divinas estrellas
sembró en el amor.

Yo no imaginaba
la vida sin ti
tan solo anhelaba
tan solo anhelaba
vivir para ti.


Hubo noches de pasión
seduciendo la razón
cuando floreció mi ser
cuando te empecé a querer.

Y hubo noches que el amor
fue perdiendo su candor,
y desviaron su camino
los caprichos del destino.





  

4 comentarios:

  1. qué bonito poema y foto.gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por visitarme...Eso me motiva a continuar esmerándome

      Eliminar
  2. este tampoco lo abia leido si es historia real me parece de dulce y a gras,rescato la poesia muy bien hilbanada, que en el fondo dice lo mismo

    ResponderEliminar
  3. Si es real,es mi propia vida,gracias por llegar Jorge,abrazos...!!!

    ResponderEliminar